Mi pequeña estrella

Mi pequeña estrella…

Muchas eran las personas que me habían hablado de estos momentos que ahora me toca vivir. Sé que llevo tiempo sin dedicarme unas palabras, más del que una vez al empezar este blog me prometí a mí misma. Pero eso justo es lo que me ocurre, que no he tenido tiempo o dicho de otra forma, que lo tengo “mejor” empleado en otros asuntos, si se me permite decirlo.

Bajo el signo de cáncer nací y me considero muy lunática, aún a veces le pido deseos a las estrellas, y cierto es que poniéndole un toque de fantasía a la vida, a veces pienso que me contestan. Pues bien, bajo la luz de una casi luna llena, la noche del 2 de mayo mi cuerpo reaccionó y empezó lo que fue un largo proceso para traer lo más bonito que he tenido en mi vida: mi estrella, nuestra estrella. Y aunque es algo desconocido y no lo controlas, yo sabía que esperaría unas horas más para ser mi mejor regalo del día de la madre. Siempre supe que vendría en el momento que él eligiera más oportuno. Se adelantó, hoy aún lo pienso, porque tenía que ser así. Ahora sí que sí, lunática o no, yo prefiero pensar que la vida me lo debía en cierta forma y alguien me lo mandaba para que tuviera un buen recuerdo de ese día para el resto de mi vida, así que GRACIAS, estés donde estés.

image3

Muchas mujeres insisten en que el momento en el que dan a luz es duro pero que luego se olvida lo malo para recordar lo bueno. Ese momento en el que te lo ponen encima y lloras (cómo no iba a llorar) porque tienes lo más precioso del mundo sobre ti, por fin. Intentar explicar ese instante creo que es muy difícil, cada una tiene que vivirlo para saber lo que es, porque sino no se entiende. Y fueron mucho más bonitos los siguientes minutos, y puede que horas, cuando por fin los tres estuvimos juntos. Sin pararte a pensar en lo que vendrá después, tú ya tienes a tu bebé contigo.

Ya no eres buena o mala, ni organizada, ni cariñosa, ni maniática, ni egoísta, ni controladora, ni generosa, ni delicada, ni fuerte. Eres mamá y tus prioridades cambian. La balanza cambia y tus pensamientos, hayas hecho lo que quiera que fuera en un pasado, aquí empiezas de cero.

image5

¿Y qué pasa después? pues todo lo que te ha contado la gente que pasaría y lo que no te han contado. Depende de cómo te lo quieras tomar tendrás más momentos inolvidables o más para olvidar. Es verdad que echas en falta horas de sueño, que tardas en regular el cansancio, que tu casa ya no va a estar limpia y reluciente, ni tu pelo tampoco. Que ya no llegas a los sitios a la hora, porque sigue existiendo el tiempo pero no las horas de un reloj. Y así los días pasan pero de verdad que merece la pena por esas miradas, esas carcajadas primeras mientras duermen como un reflejo que tienen, por cuando te cogen el dedito o te escuchan atentamente al reconocer tu voz. Y de ahí a todo lo que vendrá después.

Yo nunca lo había pensado así, pero vienen al mundo con un montón de cosas que aprender, sólo saben respirar y comer. El resto deben aprenderlo y son muchas muchas muchas cosas. Y aunque seas una persona tranquila, pecarás de madre/padre primerizo, porque nosotros también aprendemos por mucho que te hayan contado. Y ahí está la parte más bonita y la que hay que intentar disfrutar. Y hay que comértelo a besos, y acunarles y dormir a su lado, y calmar su llanto y cantar haciendo voces, porque es lo que toca, porque todo eso les alimenta y les hace crecer fuertes, y a nosotros también.

Una vez me dijeron que había que ser agradecida con la vida, pasara lo que pasara, y yo en cierto momento perdí un poco las ganas de agradecer. Pero aun habiendo cosas no tan buenas en este largo camino, hay muchas muy buenas que deberíamos sabrear. Ella me dijo que lo disfrutara, y es lo que pienso hacer. Solo espero hacerlo la mitad de bien de lo que ella lo hizo con tan solo 21 añitos. Y lo haremos, junto con toda la gente que está cerca y nos quiere.

image2

Espero poder juntar más ratitos para ir haciendo los post, ahora que vamos regulando las horas de sueño después de 6 semanas. Y ahí ya os contaré más cosas, de él y de otros temas que sabéis que no quiero hablar solo de bebés, sino que me sigue interesando lo que pasa en el mundo, dentro y fuera del blog.

Muchísimas gracias a todos los que os habéis acercado a ver al Azuki y por todos los detalles, que hay mil y son geniales. Y a los que aún nos faltan por conocer, que poco a poco iremos coincidiendo, no hay prisa.

Ser madre no era el único objetivo en mi vida, pero es uno de los más bonitos, y no será el último. Pero como tantos otros proyectos que he hecho, ahora este es el que me va a llevar un tiempo y lo compatibilizaré con pareja, familia, trabajo y amigos. Casi nada!! Vamos a disfrutarlo y a seguir hacia adelante.

Nos leemos pronto, espero.

image4

PD: al final le vimos la carita y le pusimos Roberto, Rober para los amigos.