Mudando recuerdos, colocando momentos

“No será aquí o allí, será donde
estemos juntos. Ese hogar está en nosotros,
y lo decoraremos de momentos.
Simplemente perfecto.”
                               Anónimo

diente de leon

No era mi intención estar tanto tiempo sin escribir, de hecho tengo la bandeja llena de borradores de temas que iban surgiendo por el camino y que se quedaron ahí. Ahora mismo estoy frente al ordenador y no me estoy planteando ningún contenido concreto. Solo quería escribir. Así que a lo mejor este post es otro de los que pasa a la carpeta Borrador.

Reconozco, como ya he hecho en otras ocasiones, que esta nueva situación en mi vida me está descolocando más de lo que yo hubieraimaginado nunca. Y aunque no me arrepienta de nada, creo que es mejor asumirlo y seguir hacia delante.

Ya he vuelto al mundo real, a trabajar, a pensar como una adulta, a tener otros temas de conversación, a saber en qué día de la semana estoy. A pesar de esto echo mucho de menos estar todo el tiempo con el Azuki, pero lo necesitaba. Ahora cuando regreso a casa todo el tiempo que estoy es para él, así que más menos es lo mismo que antes pero concentrado y sin tener que hacerme cargo de tantas labores. Esto también se convierte en un pequeño problema porque tenemos que volver a reorganizarnos, pero bueno, lo sacaremos.

A todo esto, hay que añadirle nuestra segunda mudanza, ¡no había mejor momento!. Después de 9 meses buscando, por fin hemos encontrado algo acorde a las nuevas necesidades. Pero eso significa que tenemos todo por colocar (casi todo) y con el enano esto tiene pinta de que se alargará. Y aunque esta vez nos han hecho prácticamente todo, a la hora de desembalar empiezas a preguntarte dónde metías antes todas esas cosas y si ahora realmente tienen cabida allí donde vas.

Y esta vez no se trata solo de lo material sino de lo sentimental. Estoy de acuerdo con la expresión “cuando haces una mudanza, haces limpieza”. Pero mi sensación es de no tirar muchas cosas porque a lo mejor en algún momento las vuelvo a necesitar. Y eso que muchas de ellas hace años que no las veo. Pero ahora que las recupero quiero volver a utilizarlas. Y no soy una persona que guarde por guardar. Pero sí que me ha gustado hacer diferentes cosas en mi vida y de todas ellas me queda algo. Sé que así no se puede y que debo hacer sitio para todo lo que viene con el Azuki. Pero son mis cosas y también se merecen un hueco en mi vida. No creo que tenga que renunciar a ellas, solo buscarles un lugar nuevo.

Ahora mismo todos tenemos que buscar un nuevo sitio en esta casa. Hay gente que piensa que vivir de alquiler tiene un inconveniente y es que no sientes que la casa sea tuya. Yo sin embargo intento que esto no sea cierto. Sí que reconozco que me cuesta un poco y hasta que no está todo puesto no lo siento así. Pero al final la llenas de personalidad, proyectos y momentos, y eso hace que cada vez te sientas más a gusto.

Cierto es que hemos dejado atrás una casa con muchos momentos vividos en ella, buenos y no tan buenos, pero donde hemos sido muy felices. Y no nos hemos ido por estar descontentos sino porque como decía antes las necesidades cambian y ahora mismo necesitábamos adaptarnos de otra forma. Siempre quise vivir en un dúplex y se cumplió. Ahora quiero una sola planta y espacio para estar los tres y todos los que vengan a vernos, y así ha sido. Hemos dicho adiós a una maravillosa terraza, pero bienvenido sea otra habitación más y una cocina donde poder poner una mesa para desayunar los tres.

Y de momento no hemos perdido nada, es más, he encontrado ciertas cosas que sabía que aparecerían de esta forma, porque en los últimos meses no tenía muy claro dónde iba dejando nada.

Y miro a una de las esquinas del salón, que es lo que tenemos que volver a montar, y veo un sinfín de recuerdos que han ido añadiéndose a lo largo de todos estos años desde que me fui de casa de mis padres. Y ahora no me lo creo, los recuerdos que se acumulan son interminables (y me refiero a los materiales).

Y aquí estamos, renovando y empezando de nuevo para llenar esta casa de nosotros, ahora tres, en el futuro ya veremos. Y en mi cabeza varios proyectos. Ya lo sabéis, es volver a mi vida y la maquinaria empieza a trabajar sin descanso. Porque así soy y este es el camino que yo escogí.

Espero que estéis todos muy bien y que nos leamos pronto. A ver si es verdad y he cogido carrerilla.

Como he vuelto al trabajo, os dejo una de las canciones que más suenan ahora, dentro de mi mundo, claro. Que tengáis buena semana.

 

 

 

 

Anuncios