El mejor del mundo

“Y, déjame gritar
que orgulloso estoy de ti,
y que eres ese amigo que me dio vida.”

                                           Alejandro Sanz

Hoy todos pensamos en alguien que tuvo mucho que ver para que estemos hoy en este mundo. No nos llevó dentro ni sintió cómo peleábamos por salir, no nos amamantó pero sí nos dio cobijo cuando lo necesitamos una y otra noche de pesadillas. Nos dio de comer y nos elevó hasta el cielo y nos enseñó valores que nadie más ha logrado que entendiéramos.

Y cuánto le debo yo a ese hombre con el que compartí película favorita, pasión por los deportes y tesón por conseguir lo que yo quería por mis propios medios. Y no tengo sólo un trocito de él genéticamente hablando, sino que tengo mucho más. Y aunque somos muy distintos a la hora de entender cosas de la vida, lo más importante me lo enseñó él. Y aunque no me lo sepa decir muchas veces, sé que está orgulloso de lo que al final he resultado ser. Y es que hizo un gran trabajo.

Pero además de dedicarle unas líneas en este post, tengo claro que tiene que compartirlo con alguien más, que dentro de poco, será papá. Por si acaso aún no se lo cree, va a ser el mejor padre del mundo y lo va a demostrar.

Te presento a tu papá:

Cuando tú llegues te cogerá y te calmará solo con mecerte entre sus brazos y decirte que estés tranquilo: “papá está aquí”. Sus canciones no serán las nanas de cuna sino los susurros que le salgan de dentro sin temor a desafinar. Su olor hará que no dejes de sonreír porque te sentirás seguro en su regazo.

No estás aquí y ya te quiere y te cuida y te mantiene tranquilo solo con poner su mano sobre mí. Y sabe que cuando estés fuera va a ser cansado y renunciaremos a muchas cosas pero está como loco porque llegue ese momento en el que nos cambies la vida. No dudes que se levantará a refugiarte entre las sábanas y te calmará con un beso de los mágicos, o con unos cuantos.

Dice que no sabe contar cuentos, pero es que todavía no lo ha intentado. Pero sí te contará todo aquello que le apasiona, y te hablará de mil cosas e historias que guarda en su mochila. No lo sabe aún, pero querrá escucharte desde el primer momento en el que sueltes tu primer “papá”. Y la primera carrera la darás con él, y la primera herida con la bici te la curará él también.

Estará dispuesto a llevarte a todos los eventos deportivos que le propongas y se emocionará viéndote ganar. Reirás con él sin parar porque esa es una de sus grandes virtudes, una que me enamoró a mí y por eso tú estás en camino.

Te hará reflexionar aunque él aún no sabe si será capaz, pero sí que lo será. Te mostrará el mejor camino y siempre estará ahí para lo que podamos necesitar. Será un gran amigo, ese que una vez te dio la vida y que se sintió agradecido y orgulloso de que nacieras.

Quiérele porque él lo hará incodicionalmente. Ya me lo contarás, ya verás como tú también le vas a querer para siempre.

Te vemos dentro de poco. Mua.

tus papas

Y para terminar este post, dedicado a cada uno de los papás y futuros papás, os dejo una canción dedicada a un padre, al que le he robado una de las frases de la carta.

Nos leemos pronto y que paséis un buen finde y feliz entrada de la primavera!!!!

“Lista” para Marzo

“¡Lo has olvidado! la vida crece entre los matices,
se esconde siempre lo que no dices para hacerse de rogar.
Un día claro, y aquellas cosas que no viviste,
vuelven hoy para decirte: quédate un ratito más…”

                                    Maldita Nerea “No podíamos ser agua”

La verdad es que empezar la semana con un constipado, habiéndome librado de la gripe tan tremenda que ha habido este año, no debería ser motivo de queja, pero lo cierto es que estoy cruzando los dedos y tomándome mi poción para que esto no vaya a más. Así que como no puedo ir a nadar, voy a intentar descarnsar un poco y dedicarme tiempo a mí con otras distracciones: escribir sobre algo, por ejemplo.

El jueves anunciaron que este fin de semana tendríamos una primavera adelantada en cuanto a las temperaturas, y ya empiezan a sonar los refranes tales como: cuando en marzo mayea, en mayo marcea… y a mí eso no me está gustando mucho. Estoy deseando que se acabe el invierno, sobre todo porque esta primavera viene lo más bonito para mí, pero no quiero que las temperaturas se descontrolen y menos en mayo.

Febrero se me ha pasado muy rápidio, sé que es un mes corto, pero éste lo ha sido en especial. No se me está haciendo nada largo el período de espera, y reconozco que me está gustando ir día a día, pero confieso que me da un poco de miedito acercarme al final. Y aunque no tiene mucho que ver, he visto ciertas cosas por las redes sociales estos días y me gustaría compartir una lista con vosotr@s, una de muchas, y animaros a que también lo hagáis. Son los 10 imprescindibles del mes de marzo. Voy a buscar razones por las que creo que este mes va a ser interesante, o dónde voy a poner toda mi atención.

1. Balón del que creo que me voy a hacer muy amiga y que será un imprescindible las semanas que quedan. Todavía no lo hemos empezado a usar en las clases de gimnasia pero la semana que viene entra de lleno en mi vida.

pelota

2. Las prendas de nueva temporada, o mejor dicho, de primavera, que aunque no sean de estreno hacen que deje atrás el invierno y los cuellos altos, y las bufandas, y hagamos hueco para poner la ropita de dos.

camiseta-oversize--gz203688-s2-produit-1300x1399 chaqueta-estampada--gz209884-s2-produit-1300x1399 camiseta-lisa--pp207447-s2-produit-493x530 botines-de-piel-vuelta--gz201147-s2-produit-1300x1399

3. Lo dulce del mes de marzo. MIra que yo ya no tomo azúcar, pero han empezado a despertarse en mí unas ganas locas a dulce a todas horas. Menos mal que ya sé muchos recursos para evitar el venenoso azucarado, y aunque no prometo no caer nunca, sí que puedo tener muchas otras alternativas que están buenísimas. Los bizcochos y las galletas, sin azúcar de ningún tipo, me vuelven loca, y al Azuki también.

galletas

4. Mis cuentos. Algunos los voy a leer varias veces, pero con cada uno iré haciendo una lectura diferente para que él se vaya acostumbrando y yo también. Ya dicen que puede oírme así que intentaré distraerle y hacerle pasar un buen rato conmigo mientras no para ahí dentro.

adivina cuanto te quiero

5. Ir al cine, si no lo hago ahora creo que voy a estar mucho tiempo sin hacerlo, aunque en noviembre tengo una cita con la última de los Juegos del Hambre, que ya hay que acabarla sí o sí. Así que busco niñer@ para ese día, jejeje. Y este mes vamos con otra saga friki de las que me enganchan: Insurgente. Aparte de ir a ver a Grey, que no os puedo mentir, ya que estamos si hay que ir se va.

insurgente

6. Ratos de amigas. De estos también espero tener unos cuantos. Hace poco hicimos una cena muy especial, que nos debíamos a nosotras mismas y oye, que fue estupenda. que creo que es un lujo disfrutar de personas que están a tu lado. Y este mes, como es impar, también tocaba merienda!!! No me puedo quejar!!

meriendas

7. Las flores. MIentras pueda seguiré teniendo una rosa en el salón todas las semanas. Voy turnando los colores y a mí me da mucha alegría verla. Además, que este mes entramos en la primavera, después de un otoño y un invierno de espera, por fin va a llegar. Me apiado de los alérgicos, mucho ánimo!!! y si podéis, dicen por ahí, que quitarte los lácteos ayuda mucho en esta época para pasarlo mejor.

rosa semanal

8. Los paseos. Ahora que ya hace menos frío no me va a importar tanto salir. Además los días son más largos y se nota, así que me voy a intentar poner las zapatillas y salir a andar por donde sea. Si hace igual de bueno que este fin de semana no me va a costar nada de nada. Lo único que tengo que solucionar un pequeño contratiempo con el aparatito donde llevo la música que se ha estropeado un poco…

paseo_arbolado_aranjuez

9. Las velas. Como ya os comentaba en el anterior post, ahora más que nunca buscaré momentos para poder hacer respiraciones y relajarme y me he hecho con unas cuantas velas para crear ambiente. Normalmente me quedo dormida y no llego al final del ejericio de relajación, pero intentaré entrenarme para que esto no pase. Hay unas en Ikea que tiene triple llama y son geniales. Tamibén las tienen en Zara Home y la tienda de CASA.

vela tres mechas

10. La piscina. Que por lo menos este mes seguirá siendo mi sitio habitual dos o tres veces por semana, donde voy y sin pensarlo llego hasta el agua porque si me parara por el camino no llegaría nunca de la pereza que me da. Pero sé que me viene muy bien y ahora mismo es mi rincón favorito de Madrid.

piscina

Y aquí acabo de escribir este post, un poco más ligero que otros, pero que ya que lo había empezado, lo acabo. Y por cieto, que me auto-felicito por hacer un añito de blog. Ya me tomaré un trocito de tarta de zanahoria a la salud de todas las palabras escritas. Espero no dejar de hacerlo, aunque sea a las 3 de la mañana cuando tenga que estar despierta porque alguien me necesita.

Así que termino dedicándole este post a todas la mujeres, y que nadie se piense que va con connotaciones feministas, porque yo no soy de ese pensamiento, aunque lo respeto. Pero sí creo que nos merecemos un “FELICIDADES” trabajemos fuera o dentro de casa, o en los dos sitios. Porque nosotras lo valemos y muchas como nosotras dieron su vida por conseguir muchos derechos que ellas no tuvieron solo por nacer mujeres. Así que me despido hasta dentro de poco, espero. Nos seguimos leyendo!!!

Que tengáis una buena semana de marzo.

“Soñar no te servirá de nada

si olvidas vivir”

Albus Dumbledore (Richard Harris) de Harry Potter

velas-99

¿Alguna vez habéis disfrutado de la tranquilidad de quedaros sol@s en casa por unos momentos, unos minutos o unas horas?

De un rato sentada en el sofá sin necesidad de poner la tele, solo con una manta y disfrutando de un poco de silencio en el ambiente. Ahora, si además encendéis unas velas todavía creáis mejores vibraciones. No pensar en nada pero relajarte de todo. Incluso creo que es el mejor momento para plantear qué pasará mañana, aunque yo prefiero revisar el día de hoy, y ver qué ha sucedido.

Hace poco aprendí a repasar aquello que me había ocurrido en el día. Buscar lo que me habían regalado durante esa jornada, lo que había aprendido, lo que había ayudado a mejorar a los de alrededor. Y aunque no lo creáis lo hacemos todos los días, y en cada uno de ellos suceden todas estas cosas, incluso los momentos mágicos. Pero normalmente no encontramos estos ratitos de silencio con nosotr@s mism@s para darnos cuenta. Ese momento de cerrar los ojos y respirar y volver al principio del día y aprender de todo aquelllo que merece la pena y que tú decides que es importante para ti.

A veces me ocurre que reviso mis reacciones e intento analizarlas para ver si se pueden mejorar. Aprender de lo que ha sucedido en 12 o 18 horas, si lo pensamos, son muchas cosas, y así día tras día. Pensad que esa discusión o cambio de planes que ha ocurrido por la mañana ha afectado a los momentos de por la tarde y que aún sigue estando presente, es algo que solo nos ocurre a nostro@s, los humanos. Pero porque racionalizamos los hechos y sus consecuencias. Y nuestra cabeza no para de darle vueltas y vueltas. Intentad parar vuestra mente durante unos minutos y concentraros en la respiración. Veréis lo difícil que es dejar de pensar en todo aquello que os está pasando por la cabeza.

Siempre tienes cosas que recordar, problemas que resolver, gente a la que tienes que llamar o escribir, eventos a los que acudir, trabajo que terminar… y todo pasa por tu mente y no se olvida. Hemos aprendido a llenar la cabecita de cosas pero no hemos aprendido aún a vaciarla o por lo menos, a dejarla en pausa.

Yo intento hacer de los momentos de soledad, pequeños huecos privados de cultivo personal. Reposar lo que te ha pasado durante la jornada es prepararte para lo que venga mañana, aprendiendo de hoy. Creo que no hay regalo más bonito que hacerse a uno mismo que dedicarse unos momentos. Egoístamente tenemos que hacerlo, pase lo que pase. Y además, no cuesta dinero.

Llegando al final de la semana, mi cuerpo empieza a pedir descanso y mi estado físico va pidiendo cada vez más pausas. Así que le haré caso y me quedaré analizando aquello que me ha ocurrido y disfrutando del momento presente, mientras alguien me recuerda que se acerca el momento futuro, aunque eso, ya lo pensaré…

Esta semana no he parado de oír esta canción, a ver si os gusta. Es de Ed Sheeran:

Espero que tengáis un buen finde primaveral. Yo intentaré aprovecharlo también. Nos leemos pronto.