Hablemos de sexo

“Al sexo le pasa como a la memoria:

si no se utiliza, desaparece”.

Eduardo Punset

Bien pues como dice el título hablemos de sexo. De esta palabra o actividad, como queramos verla, dependemos todos un poco. Al principio vivimos sin ser conscientes de que existe, pero según avanza el camino, es difícil no verlo y no tenerla como parte de nuestra vida.

Seamos sinceros y sinceras con nosotras mismas y pensemos que en algún momento esta palabra ha tenido un papel importante en nuestra vida. Desde el principio nos parece una palabra tabú, incluso en algún momento nos avergonzamos. A los padres les resulta difícil hablar a sus hijos del tema y al contrario, a los hijos les pone nerviosos comentarlo en una comida familiar…

Digamos que pensando en ellos me parece una pena que se pierda este tipo de comunicación y que no puedas recurrir a tus padres con dudas. Debería de ser un tema más. Deberíamos tratarlo desde pequeños con naturalidad porque al final las cosas terminarán haciéndose de la mejor forma. Negar algo de lo que tarde o temprano terminaremos necesitando o añadiendo a nuestra vida es perder energía.

Para los que no se hayan dado cuenta cada vez tenemos adolescentes descubriendo su sexualidad solos o acompañados en edades más tempranas. Yo recuerdo que al principio era hasta casi imposible sacar este tema. Incluso entre las amigas, no lo hablamos pero todas sabíamos que existía y que al principio, por mucho que llevaras con un chico esa situación no se iba a dar, pero llegó un momento en el que apareció la situación. Entonces no sabías muy bien qué harían ellas en tu lugar, cómo había que reaccionar y si lo estabas haciendo bien. A lo que me refiero es que de adolescentes teníamos pudor hasta en el momento vestuarios cuando todas nos metíamos en los vestidores para cambiarnos, y hoy en día nos paseamos en bolingas sin importarnos que nos miren las demás. Al final hemos perdido la vergüenza pero a ellas aún les queda…

¿Alguna recuerda una conversación sincera con sus padres sobre el sexo? sería muy afortunada. Y no me estoy refiriendo al momento típico en el que te sientan en el sillón y te hablan sobre preservativos y embarazos. Sino es un momento familiar en el que puedan resolverte dudas: ¿duele? ¿dura mucho tiempo? ¿qué debo hacer y cómo debo empezar? ¿qué medidas de higiene debo usar?

Seguro que todas conocemos a alguien que pensó en su momento que podría estar embarazada porque tenía un retraso, aun no habiendo fallo con los métodos anticonceptivos…. pero ahí estaba ese miedo y esa desinformación.

Título: Sexo en Nueva York.

Y ya si entramos en el tema de la masturbación, aquí nos quedamos solas y nunca mejor dicho. Mientras ellos parece que lo llevan de una forma más natural, y alardean de ello, nosotras no lo hablamos. Yo al menos he tenido pocas conversaciones sobre este tema y creo que no es nuevo para ninguna de nosotras. Espero que las próximas generaciones también vengan pisando fuerte en este tema y lo hablen y se enriquezcan con la experiencia de otras, porque ya sabéis “nunca se acostarán sin saber una cosa más”.

Me gustaría pensar que habiendo vivido esta forma de conocer y adentrarnos en el mundo del sexo, mi generación sabrá tratarlo cuando tengamos que lidiar con nuestros hijos. Espero que lleguemos a verlo como un tema más, sin tener que entrar en detalles, pero donde podamos explicar que es algo que se debe disfrutar pero siempre con precaución porque lo que nos jugamos es mucho si la cosa sale mal. Pero si sale bien, serán muchos los momentos en los que se puedan añadir una experiencia satisfactoria.

Y me repito: cada vez se adelanta más la edad en la que los jóvenes tienen su primera relación sexual, que ya no se espera a que llegue el príncipe azul para que sea el momento más especial, y que internet y las redes sociales cada vez están más presentes en sus vidas y pueden confundirles.

libros

Muchas mujeres han reconocido por fin que también les gusta el sexo tanto o más que a los hombres y que han leído Las cincuenta sombras de Grey. Aquí dejo el tema un poco en el aire para que cada uno/a piense en cómo llegó el sexo a su vida y qué papel en nuestro día a día. Cómo muchas de vosotras afrontaréis el momento cuando haya que sacar el tema con los hijos. Seguro que no está de más darle una vuelta.

Espero no haberos aburrido con la reflexión de hoy, pero es que a veces yo también me pregunto cómo llegaron las cosas a mí y cómo seré capaz de transmitirlas algún día.

Que tengáis una buena semana y nos leemos pronto!!!

Popurrí de otoño

“Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela…
…Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul.”

Canción del Pirata. Espronceda

Entre unas cosas y otras se me van juntando los temas sobre los que escribir pero luego no me pongo con ninguno. Y es que con todo lo que está pasando en este país en las últimas horas, hablar de la actualidad no me resulta muy positivo.

La verdad es que me han pasado muchas cosas desde la última vez que escribí, y han cambiado otras tantas, pero al final me lío y no me comprometo con mi propia idea de escribir el blog.

Después de unos días en casa malita, porque no sólo existe el virus del ébola ahora mismo, sino que en mi trabajo deambulan otros muy curiosos que han dejado la redacción bajo mínimos en cuestión de una semana, me he sentado. Lo bueno que pienso que tiene esto de haberlo pillado al principio es que si está bien curado no me volverá a tocar en todo el invierno, o por lo menos voy a procurar que sea así.

Tengo que confesaros que esta vez he hecho el cambio de armario sin avisar, y fue de un día para otro porque llegué y el tiempo había cambiado a lo bestia. Así que ya está hecho y me he llevado una grata sorpresa al recuperar prendas que ya el año pasado no me entraban…. y este año puedo volver a llevar!!! He perdido un poquito más de peso pero lo justo, sin asustarnos. Lo que pasa que igualmente las corrientes me han pillado desprevenida y aquí estoy con mis hierbas de arame cuidándome un poquito.

image6

Hemos entrado en el otoño, la estación del año preferida de mi madre por los colores que nos dejan los árboles y la buena temperatura. Porque es el como el inicio de una nueva etapa. Porque sacamos las botas y en ocasiones el paraguas y salimos a la calle a disfrutar de los olores a tierra mojada y aire más limpio. Por lo menos un poquito más que cuando no llueve y nos cae el manto de la contaminación encima…. que asquito.

Este año se llevan los colores morados y similares, aquí dejo a la imaginación todo tipo de nombres para designar las tonalidades… También los verdes, los llamados “verdes militares”, van a estar en todas partes. Si queréis compraros una prenda que también se va a poner muy de moda, elegid los “ponchos”. Todo esto si sois muy seguidoras de las modas. Yo me voy amoldando. Prefiero preguntarme si lo necesito y si me gusta, sino, no me va a tocar ir a la moda esta vez.

Estar malita ha hecho que le dé muchas vueltas a ciertas cosas y he programado en mi próximos meses montar un pequeño proyecto personal que he empezado a construir con mucha ilusión. A lo mejor algún día os lo voy comentando, pero tengo que ver que va tomando forma. Que esto me pasa mucho, y ya lo sabéis. Empiezo a crear ideas y luego muchas de ellas termino por desecharlas. No porque me canse sino porque surgen otras circunstancias. El año pasado a estas alturas de la historia el tiempo frenó cualquier intención de proyecto, pero como me vienen diciendo desde hace mucho tiempo, la vida sigue para los que decidimos vivir, así que vamos a por ello.

Y por cierto, que no quiero acabar este popurrí sin mencionar los dos sitios que he conocido hace un mes.  No les quería dedicar un post entero porque he llegado a una conclusión con estas vacaciones. Al final es mejor no decir que un sitio es maravilloso, que es imposible morir sin conocerlo y que desde luego estás loco si no vas. Sinceramente creo que lo mejor es informarte de aquel lugar que te llame la atención, que compares y que veas si el presupuesto se ajusta a tu bolsillo. Entonces adelante, yo he decidido hacerlo así y no volver a preguntar por un destino. Porque luego a lo mejor a mí no me encanta, no me sorprende, no encuentro aquello especial y me desilusiono.

Mi experiencia ha sido que el lugar del que menos me esperaba ha sido el que me ha dado más cosas y que además las necesitaba. Un lugar al que yo volveré porque se lo debo y porque no le pedí nada y me lo dio todo. El otro lugar ha sido decepcionante desde el punto de vista de la NO MAGIA. Pero sí que he encontrado rincones de los que nunca podré olvidarme. El paso del tiempo y de la historia de la humanidad como hacía mucho tiempo que no veía. Recordarlo con distancia hace que lo pueda disfrutar más, pero no puedo evitar pensar que la elección estaba condicionada. Aunque no me arrepiento en absoluto de haber ido, si de mí depende, yo no volveré.

image1

image2

image4

image5

Aun así os dejo unas fotillos y ya vosotros elegís vuestros próximos destinos, yo ya tengo pensados los míos… ¿Veis como mi cabecita no para? pues eso…

image3

Nos leemos la semana que viene que ya le he cogido el tranquillo a esto. Hoy sólo quería darle a la máquina para que ya no pare. Tened una buena semana y disfrutad mucho de todo, que angustiarse por lo que pueda pasar solo nos hará perdernos cosas buenas. Ciao