De mí para ti

“El destino pone a muchas personas
en tu vida, pero solo las mejores
permanecen para siempre.”

               Anónimo

llamador

Hay veces en la vida que te encuentras con personas que siguen un camino paralelo al tuyo sin ninguna intención. Al principio no te das cuenta pero según va pasando el tiempo y continúas cerca de esa gente, descubres y aprendes a verlo desde el cariño.

Nunca me había parado a analizarlo desde una perspectiva como la que hoy tengo. Llevo toda la vida unida a una personita que en el fondo sé que pensará como yo, y sino, sé que lo va a leer y compartirá muchas de las cosas a las que me refiero en este post.

Nacimos el mismo año y desde entonces unos lazos nos unirían para siempre, inevitablemente para nosotras, aunque nunca ha sido un problema, todo lo contrario. Se puede decir que hemos tenido épocas de compartir más cosas y otras en las que apenas hemos sabido la una de la otra.  Lo que nos unió sin remedio desde que nacimos se convirtió en una bonita historia de amistad.

Hemos recorrido un camino paralelo, viniendo de casas muy distintas, y destinadas a una comparación eterna entre nosotras, jamás lo hemos llevado mal. Somos como la noche y el día pero en los detalles es donde nos hemos encontrado y así durante más de 30 años.

Desde pequeñas ya cada una apuntaba personalidades diferentes, pero complementarias. Crecimos entre tardes de sábados con pañuelos, noches de cuentos de Las mil y una noches, Festivales de Eurovisión, cumpleaños y navidades que un día nos hicieron madurar. Cartas en las que nos pasaba de todo, porque era nuestra mejor forma de expresarnos y tener una comunicación continua. Y de ahí los concursos literarios y la elección de la misma carrera universitaria. Pero aunque todo era igual, cada una lo hacía diferente, y vuelta a las comparaciones. Aún así creo que nunca nos llegaron a ofender, nos dio igual. Incluso nuestro trabajo está basado en el cuidado y diseño de la comunicación, pero de nuevo desde dos puntos de vista diferentes.

Es más, creo que hasta en el dolor nos hemos mirado y hemos entendido que seguíamos unidas por el mismo camino y lo que eso significaría para las dos y sé exactamente a lo que se refería cuando en aquel instante me miró y me dijo que aunque ELLA no estuviera, yo saldría adelante, como le tocó hacer a ella.

Y ahora, apenas con una una diferencia de tres semanas, volvemos a pasar por el mismo sendero, como una vez pasó hace muchos años cuando nosotras nacimos. Pero también en esta ocasión siendo lo mismo, tendremos algo distinto, tú rosa,  yo azul. Y otra vez más se nos comparará, pero eso no nos enfrenta, nunca lo hizo. Y siendo cada vez más distintas, nos tenemos la una a la otra. Creo que en el respeto está la clave.

Y quería dedicarle unas palabras, de las que nosotras sabemos y utilizamos porque es mucho lo que hemos pasado juntas y por separado. He aquí mi carta para ella y mis mejores deseos de que todo salga bien y que pronto estemos los cuatro paseando al sol.

Gracias por ese tintineo que nos has regalado y que sin saberlo hace que me convierta en más Campanilla para él de lo que jamás podría haber conseguir.

Distintos caminos, pero paralelos y así hasta llegar al final. Feliz última semana de enero.

Laura y yo

Tarde de frío domingo

Cuando me dicen, tienes que quedarte quietecita en casa, suelo ponerme de los nervios. No me gusta nada que me obliguen a hacer un retiro del que sé que no voy a disfrutar. Otra cosa es que piense que a partir de ahora no me viene mal hacer unos descansos un poco más largos y parar un poco el ritmo. Aun así, siempre preferiré salir a la calle y tomar el aire. Pero ahora que lo digo, estos días no se puede ni respirar. Y hoy es tarde de domingo con un frío que pela ahí fuera. Así que toca infusión y ratito de manta.

Y hablando de respirar, es impresionante la capa negra que hay sobre Madrid. Verla desde fuera, y no tan desde fuera como me gustaría, da mucho miedo a la hora de enfrentarte cada mañana para ir a trabajar al centro. Señores y señoras, hemos llegado a unos niveles de polución imposibles para nuestros pulmones. O alguien con poder en este país empieza a tomarse las cosas en serio o vamos a terminar todos enfermos. Y lo siento, pero desde mi humilde opinión la contaminación es uno de los componentes importantes para que hoy en día no tengamos una vida saludable. Voy a resumir un poco tres de los cuatro puntos que considero esenciales en una vida SANA.

ATENCIÓN: este es mi punto de vista, pero no es el único en el mundo ni el que tiene la razón suprema, que cada un@ piense en el suyo porque merece la pena.

Antes de que empiece a mezclar temas, ya que he hablado de la importancia de estar tranquila y el tema de la contaminación que respiramos, os diré que el tercer punto sería la alimentación, aquella de la que aún no os he hablado pero que hoy introduciré.

¿Sabéis cuánta energía malgastamos al día con el estrés? yo tampoco, la verdad, pero sé que es infinita. Al estrés le han denominado como “la nueva y mortal enfermedad de nuestro siglo”. ¡Qué bien! y todos tenemos un poquito de esto. Sé que ahora mismo leer esto no es una novedad y puede que sea hasta tedioso el tema, pero debemos intentar relajarnos. El estrés afecta directamente a ciertos órganos de nuestro cuerpo y hace que enfermemos. Yo creo que no hace falta mucho para convencernos de lo que os estoy contando, pero sí que hacen falta motivaciones para deshacernos de él. SI estamos estresados porque tenemos un trabajo horrible, un ambiente familiar que facilita poco las cosas, unos amigos que despiden energía negativa y pocos hábitos saludables como es el ejercicio, creo que es el momento de decir basta y replantearnos el tema. No se trata de quedarnos en casa enclaustrados, sino de buscar un sentido a cada cosa o grupo social al que pertenecemos.

El-estres

Desde hace relativamente poco yo he empezado a hacer respiraciones y ejercicios de relajación en casa. Siempre recomendaré que alguien te ayude a iniciarte en este tipo de actividades, pero también os animo a que busquéis un ratito al día para hacerlo. Hay ciertos agentes estresantes que he mencionado anteriormente que puede que sean inevitables, pero sí que se pueden contrarrestar con  ejercicios de los que os estoy hablando. No hace falta acudir a un spa o darse masajes todos los días, porque económicamente no nos iba a salir muy rentable. Vale con dedicarnos un ratito en el sofá o en la cama y concentrarnos en nuestra respiración.

A veces hay actividades que también desestresan como es ir al gimnasio y pegar tres brincos y cuatro patadas, o sentarte a escribir un rato en el ordenador, o buscar un lugar para leer tranquilamente, o degustar un té calentito en días como el de hoy.

mujer-meditando-dibujo

Voy con el punto dos que he mencionado: la contaminación. Varias han sido las imágenes que se han tomado estos días sobre la capota negra que cubre la ciudad de Madrid. De verdad que da miedo verlo y mucho más respirarlo. Dicen que hemos alcanzado niveles que había previstos para todo el año, y estamos a 18 de enero!!! Por favor, creo que es el momento de tomar medidas, aunque sean muy drásticas, pero es que esto nos va a matar uno a uno.

Hay otra noticia que también circula estos días en los medios y es la tremenda afluencia de la gente en las urgencias de los hospitales. No, no es que me haya saltado a otro tema, que también podría ser un tema para tomar medidas, lo que quiero con esto es relacionarlo con el anterior. Me encantaría que alguien saliera en los medios probando que gracias a esta magnífica contaminación y las condiciones atmosféricas, se está propiciando un agravante en la salud de todos nosotros. No llueve, aumenta la contaminación, no podemos respirar aire más o menos limpio, los virus tienen el partido ganado. Por favor, e insisto, que se haga algo ya, o esto va a empeorar por momentos. Si no podemos hacer que llueva, por lo menos intentemos reducir los niveles de contaminación de alguna forma, es importante para la gente, para tod@s.

Madrid estos días:

contaminación de madrid

Y bueno, aprovecho para deciros que esta semana viene un frío polar y que a ver si con él, el invierno despierta y nos llueve un poco y hay más tardes de domingos para disfrutar de un té en casa.

Vaya rollo que os estoy soltando hoy, pero es que de verdad que las alarmas ya han saltado esta semana y creo que nuestros organismos agradecerán que en algún momento pensemos en ellos si queremos seguir viviendo de una forma tranquila y sana.

MI tercer punto hoy está dedicado a la alimentación, bendita alimentación. Aquí sí que vais a flipar conmigo y a encontrar muchas opiniones distintas.

Hace un tiempo decidimos hacer un cambio en la alimentación. No quiero aburrir con esto, solo quiero comentaros lo que yo hago y ya quien quiera, por las razones que sea, esté más interesad@ y busque más información. Ya ha hecho un año de aquel acontecimiento al que todavía no le encuentro el lado positivo, y cambió mi forma de pensar en muchos aspectos. No digo que tenga que pasarnos algo malo a todos para cambiar ciertas conductas, pero en muchas ocasiones es lo que hace que tomemos otros caminos y decisiones.

Cuando intentas racionalizar el porqué de la cosas y buscar respuestas, a veces las encuentras y otras no. Probablemente esté equivocada, o puede que no, pero cada día que pasa estoy más convencida de que la alimentación que llevamos nos hace enfermar. Siento decir esto, pero para mí llevamos muchos años sin saber lo que es alimentarse o nutrirse. Creo que hemos dejado que grandes multinacionales nos den aquello que les hace enriquecerse, y hemos cambiado el buen aspecto de la comida por la alimentación tradicional y sana.

La verdad es que tratar este tema es meterme en un follón, porque aparte de las multinacionales de la alimentación, también arremetería contra las farmacéuticas y pensaríais que he perdido el norte. Pero es que de verdad que he comprobado, en mi propio cuerpo, que lo natural funciona y no hay necesidad de contaminarme internamente. Alguien pensará “la alimentación ecológica, macrobiótica o vegetariana” son verdaderas modas a las que nos apuntamos. Pero cuando te las explican, las comprendes y las pruebas, te arrepientes de no haberlas conocido antes. Hay remedios para todas las afecciones que puedas sentir, pero sobre todo, la propia alimentación es la que mejor te previene de llegar a sentirlas. Y no digo que la medicina occidental no sirva, claro que sirve, una cebolla no te va a sacar de un infarto, pero sí te lo va a prevenir.

Y aunque penséis que este tipo de alimentación ecológica dobla la cesta de la compra, puede que con el tiempo os sorprendáis de que no es tanto el gasto si reducimos el consumo de mala alimentación. Aprendes a alimentarte de lo que necesita tu cuerpo, no de comer por comer. Me gustaría explicaros miles de cosas que nos han pasado en estos meses y que hemos descubierto, pero creo que cada persona interesada en el tema debe darse cuenta e investigar sobre lo que estoy diciendo. Básicamente porque no quiero convencer a nadie, insisto, solo cuento mi experiencia como hago con muchas otras cosas que van pasándome.

Nosotros hemos hecho un cambio hacia una alimentación basada en los cereales, legumbres, verduras y proteína vegetal. Nada de lácteos, nada de azúcar de ningún tipo, nada de carnes (con alguna excepción de vez en cuando y de calidad). Y esto todos los días. Y descubres cosas como el Té bancha, el sirope de ágave y las melazas naturales para endulzar, lo bueno que es el sésamo, las algas y mil cosas más con las que os daría razones para pensar que estoy chiflada. Pero de verdad, funcionan y ahora son importantes para nosotros ahora y en un futuro. Por supuesto que hacemos nuestras excepciones de vez en cuando cuando salimos con amigos, vamos a casa de la gente, cumpleaños y Navidad, pero ojalá cada vez tengan que ser las menos veces y empiecen a florecer restaurantes y sitios que den este tipo de servicio. Que ya os lo digo, es el futuro. Ya os contaré más cosas sobre esto, seguro.

Y llegando a este punto, retomo el primer párrafo, en el que os decía que es tarde de domingo de mantita y té bancha. Por fin ha llovido un poco pero el frío que empieza a hacer esta semana te invita a quedarte en casa, tranquilamente. Además, me he aventurado a hacer unas croquetas de mijo y un bizcocho de algarroba. El mijo es un cereal y la algarroba es como una judía negra sustituto en la cocina macrobiótica del cacao y con muchas buenas propiedades. Os dejo el enlace a la receta que he seguido. Solo que no tenía bicarbonato sódico y no lo he utilizado, tampoco sé si era necesario.

Bizcocho de algarroba. Esto es la algarroba:

recetas-algarroba1

Aquí os dejo unas fotos de cómo han quedado las croquetas y el bizcocho, y lo que pasa cuando intentas oler de cerca la varilla con la que has mezclado los ingredientes del bizcocho. Tendría que haber decorado con fresas pero no es época, así que plátano.

image1

image2 image3 image5

Me han recomendado que coma más cosas dulces en este momento, aunque a mí no me ha dado por el dulce en exceso. Aun así, también probaré a hacerme galletas de arroz en cuanto consiga la harina de almendra 😉

Espero que estéis pasando un buen principio de año y que sigamos leyéndonos. Abrigaos mucho y disfrutad de lo que venga. Buena semana.

PD: el cuarto punto que hoy no he mencionado porque tiene mucho que decir son las emociones. Y forman parte de la base de nuestra salud. Ahí lo dejo.

Dentro de mí

“Cuando fui a la escuela me preguntaron
qué quería ser de mayor. Yo respondí: feliz.
Me dijeron que yo no entendía la pregunta,
y yo les contesté que ellos
no entendían la vida”
John Lennon

Bueno pues parece que he conseguido volver a coger rutina después de publicar la semana pasada y volver a encontrar un ratito para hacerlo esta también. Creo que de aquí a unos meses voy a intentar tomarme más ratitos de estos, vamos a frenar un poco el ritmo de vida y a ver qué pasa.

El objetivo con el que empecé el blog hace ya casi un año, fue el de contar un poco las cosas que ocurren en el día a día, que forman parte de nosotros y que a veces no nos paramos a pensar en ellas. Muchas de esas veces ni siquiera las analizamos y no vemos lo que nos ofrecen, en el sentido positivo. Ha sido un año muy intenso, el tiempo y las fechas nos persiguen o nos acompañan, según queramos verlo. Pero al final, el resumen es que hay que continuar. La mejor forma de hacerlo es disfrutando de lo que se pueda y se quiera.

Bueno pues este post creo que va a ser uno más en la lista de los especiales y que algo me está diciendo que hago bien en contarlo. Para escribirlo, me he puesto la escena de la película Pocahontas donde la abuela Sauce aconseja a Pocahontas. Este es uno de los momentos de mi vida en los que acudo a la abuela Sauce a pedir consejo, porque inevitablemente es quien mejor creo que me va explicar ciertas cosas que no puedo preguntar a nadie más. Y ahora os explico por qué.

sauce

Hace unos meses os conté que por fin tomaba unos días de vacaciones, muy esperadas después de muchas cosas que me habían pasado, algunas no muy fáciles, pero que  a veces la vida no te pregunta lo que quieres. Sin embargo, nos íbamos unos días de desconexión, avisé que el móvil estaría apagado, que simplemente me tocaba desaparecer una semana. Y no fue mejor momento en el que pudimos hacerlo y estar los dos solos disfrutando de un sitio mágico, de playas, de atardeceres, de excursiones y nuevos paraísos. Me lo tomé con tanto relax que empecé a notar que mi cuerpo también se relajaba y de ahí que hubiera cosas que me hicieran sospechar.

También habíamos decidido relajarnos con la comida y disfrutar, habíamos comprado algo de embutido para hacernos bocatas e ir a pasar el día a la playa, una botellita de vino para por las noches picar algo y habíamos decido salir a cenar por el puerto un día y otro también. Inexplicablemente y aunque en mi familia se han dado casos de adoración por el queso, empecé a notar que me apetecía queso a todas horas. Yo ya no tomo lácteos así que pensé que mi cuerpo me lo pedía porque los necesitaba de alguna forma… pero esto no fue lo único que me dio la voz de alarma. Estaba hinchada y recordé que había más de 10 días que me tenía que haber bajado el período, así que en mi cabeza se encendió una lucecita y dije: no puede ser, pero ¿y si es? Estábamos allí, los dos solos, de desconexión, disfrutando y sinceramente fue el mejor momento para enterarnos de aquella maravillosa noticia, tras un test de confirmación: íbamos a ser papás.

En ese momento, para el que se lo pregunte, no sabes qué decir, no es que no nos hiciera ilusión y saltaran los fuegos artificiales, es que se te pasan muchas cosas por la cabeza. El momento es maravilloso, pero de repente te ves al borde de un precipicio porque no sabes qué va a pasar. Sabes que lo quieres y que es como un milagro, pero en el fondo sientes vértigo porque esto sí es “para toda la vida”.

estoy-orgullosamente-embarazada-gifs

De entre todas las cosas que esperas que te pasen, esta es una de ellas en las que no sabes cómo reaccionar. No tienes manual de instrucciones y a cada una le pasa una cosa con su cuerpo. Cierto es que mis amigas acaban de pasar por ese proceso y gracias a ellas tengo mucha información, pero no puedo evitar echar en falta una muy importante. Aun así, mi pensamiento es positivo e intentaré hacerlo lo mejor posible, y de lo poco que sé, creo que le habría gustado mi forma de pensar y de cómo llevarlo.

Por supuesto la noticia ha traído mucha alegría, y yo estoy inmensamente agradecida a la gente que se alegra por nosotros. Estamos muy felices y de momento todo está yendo muy bien. Si todo va como lo esperado seremos uno más para mediados de mayo, fecha que me gusta mucho por varias razones, pero que además, creo que no podía haberse dado mejor. Igualmente, será bienvenid@ cuando decida salir, y esperemos que pueda elegirlo el bebé.

Sé que esto ya está muy avanzado y que podría haberlo dicho antes, porque forma parte de mi día a día, pero en estos meses he estado haciéndome a la idea y haciendo todo por cuidarme y por llevarlo de la forma más natural posible, porque recuerdo una cosa para el que lo necesite: estar embarazada no es una enfermedad, es un estado de buena esperanza. Yo además estoy teniendo la suerte de llevarlo bien, con náuseas los tres primeros meses (en Estambul los olores y la comida se me hicieron un mundo pero bueno), con algunos picores en el cuerpo, oídos taponados y algún antojo de comida fuera de lo normal, pero prácticamente puedo decir que está siendo tranquilo. Casi no he cogido peso pero mi barriguita ya se va notando. La matrona dice que esto está estupendo y que no me preocupe que ya habrá tiempo de cogerlo, así que yo no me preocupo.

a0a1e627a1d3f6e215ed018381c64f93

La ecos han ido muy bien, pero enseñaros una es como poneros cualquier manchurrón negro. No es que sea una insensible, es que encima tenemos las peores instantáneas que podían habernos dado y no se se distingue bien. Así que si no os importa, en esta ocasión nos lo vamos a reservar para nosotros, pero sin querer ofender a nadie.

Más cosas que pueda contaros, pues que ahora es cuando empezamos con todo el cambio de habitación y adaptación de la casa y de nuestras vidas. Por eso comenzamos el año con cambios, porque es cuando hemos decidido hacerlo realidad. Y seguramente haga de vez en cuando un post sobre este tema, no quiero tampoco monopolizar el blog con el futuro acontecimiento, pero sí que formará parte de mi día a día y a lo mejor a alguien le puede servir alguna de las cosas que ponga.

Solo quería compartir esta buena noticia en un espacio donde un día me propuse que sería para contar “mi lado bueno de las cosas”, y este no podía haber venido en mejor momento para mí por muchos motivos. No creo que sea egoísta decirlo y menos aún sentirlo, creo que las cosas pasan por algo, he descubierto que tenemos muchos momentos mágicos a lo largo del día pero hay que saber estar atento y hay que agradecerlos. Lo que nos ocurre en la vida puede ser bueno o menos bueno pero todo lleva a un aprendizaje del que hay que disfrutar. Yo no puedo estar más feliz, y cuando estos días he tenido bajoncillos alguien dentro de mí me da golpecitos recordándome que va a venir a crear momentos inolvidables, y es alucinante que pueda sentir cuándo tiene que moverse para que lo recuerde y hacerme sonreír. Alucinaríais si supierais lo emocionante que es ver que sabe lo que está pasando, eso o me estoy volviendo un poco loca, pero yo prefiero creer que las cosas pasan por algo.

Así pues, deseo que todas aquellas personas que estén buscando lo mismo, lo encuentren, que no es inmediato y que viene cuando tiene que venir, que por encima de todo antes hay que disfrutar de la vida para poder darla. Y que pase lo que pase, la vida sigue, con sus cosas buenas, pero hay que saber observar y agradecer todo lo que ocurre con el corazón abierto.

Os dejo por esta semana. Espero no haberos aburrido y que dentro de poco pueda contaros más cosas. Por cierto, ya sabemos lo que es, y estamos encantados. Cabaña 2.

Feliz semana.

its a boy colored

Y de regalo: 365 nuevos días

“Mejor que seas tú

quien decida tu futuro,

porque es donde pasarás

el resto de tu vida”

                                                              Anónimo

Después de otras Navidades ya pasadas para mí, creo que cada año voy a darle más importancia a disfrutar las próximas con aquello que más me apetezca. Para mí las Navidades dejaron de ser mágicas hace mucho tiempo y me encantaría que volvieran a ser como antes, pero dejaremos el pasado atrás y crearemos un presente y futuro nuevos. Buscaré otro tipo de magia.

Durante estos días las redes sociales y los blogs se llenan de palabras deseando los mejores días, las mejores noches y que nos traigan muchas cositas los reyes. Se llenan de personas con nuevos propósitos de año nuevo, de los que luego cumplimos la mitad, pero que por algo hay que empezar. Si hacemos una lista de 10, puede que cumplamos 3 y creo que con eso es suficiente. Porque pienso que es mejor ponerte muchos objetivos y aspirar a más, si no es este año, es porque no tenía que ocurrir, otros se habrán cruzado de por medio. En algún momento se cumplirán. Seguid haciéndolo.

Yo estos días he aprovechado a entretenerme y a no pensar que era Navidad. Necesitaba reorganizar ciertas cosas en casa, y me ha venido muy bien. Aprovecho a recomendar a tod@s una limpieza general de los cojones y cajas que tengáis. En mi caso, y con vistas a un futuro próximo, no podía haber elegido mejor momento. He encontrado cosas que hacía mucho, mucho tiempo que no veía. Hace tres años hicimos la última mudanza y pensaba que había extraviado algunos objetos en ella. El problema es que no las tenía localizadas y ahora las tengo controladas.  Pero no solo he encontrado cosas sino que también hemos empezado a cambiar algún mueble. Teníamos pensadas muchas más modificaciones, pero me he dado cuenta que podemos reutilizar y reciclar los espacios, y ya os enseñaré el cambio. De momento, lo que sí que entraba dentro de la nueva etapa era una cama nueva más alta y con cajones, para almacenar, que ahora vamos a necesitar huecos nuevos. Aquí está:

cama2

Como veis yo también empiezo el año con cambios, dejé atrás el 2014 que era lo que necesitaba, aunque sí que le debo muchas cosas buenas, pero su comienzo no fue lo mejor. Ha sido duro y me ha hecho modificar muchos pensamiento e ideas que creo que necesitaban una vuelta. Siempre se pueden sacar cosas buenas y cosas malas de cada año, porque hacemos balance, pero prefiero mirar más al presente e incluso al futuro, pero sin preocuparme en exceso. Para 2015 he decidido ser feliz, el resto lo vamos viendo, es cuestión de ir día a día.

Solo quiero que para este año nuevo sumemos y no restemos. Que ciertas personas que sé que necesitan una buena noticia, por fin llegue, que haya salud para todos y que riamos un poco más. Que siga saliendo el sol pero que llueva un poco, yo querría un invierno corto y una larga primavera y un largo verano, aunque este 2014 me quedo con el otoño. Que tengamos más accidentes afortunados, pero que sepamos leer las señales. Que todos los días sigan teniendo algo mágico y que nos vayamos a la cama pensando en aquello que ha merecido la pena ese día. Y así, 365 días más.

Que cuando siga teniendo momentos menos buenos, alguien aquí dentro me recuerde que vendrá para hacerme la más feliz. Es muy curioso cómo reacciona el cuerpo a veces, y te manda señales. Y sentirlo es lo mejor que me está pasando ahora. Y de ahí el gran cambio que vendrá este año. Poco a poco lo iré descubriendo.

Y para el que quiera, os voy a desear muchos de estos para disfrutarlos con las personas que más os importen. No tienen por qué ser en paraísos bananeros, vale cualquier lugar del mundo donde estéis a gusto.

IMG_3412

Volvemos  a nuestra rutina, o no, pero volvemos a contar 365 días cargados de regalos, de risas, de pensamientos, de conocimientos y de sueños. Cuando queráis daros cuenta habrá pasado un año más.

Me han mandado una cosita hace unos días, o unas semanas, pero me gusta mucho y quería ponerla. Que tengáis una buena semana y abrigaos, el invierno ha llegado aunque no os lo haya recordado.

IMG_3666