Tarde de frío domingo

Cuando me dicen, tienes que quedarte quietecita en casa, suelo ponerme de los nervios. No me gusta nada que me obliguen a hacer un retiro del que sé que no voy a disfrutar. Otra cosa es que piense que a partir de ahora no me viene mal hacer unos descansos un poco más largos y parar un poco el ritmo. Aun así, siempre preferiré salir a la calle y tomar el aire. Pero ahora que lo digo, estos días no se puede ni respirar. Y hoy es tarde de domingo con un frío que pela ahí fuera. Así que toca infusión y ratito de manta.

Y hablando de respirar, es impresionante la capa negra que hay sobre Madrid. Verla desde fuera, y no tan desde fuera como me gustaría, da mucho miedo a la hora de enfrentarte cada mañana para ir a trabajar al centro. Señores y señoras, hemos llegado a unos niveles de polución imposibles para nuestros pulmones. O alguien con poder en este país empieza a tomarse las cosas en serio o vamos a terminar todos enfermos. Y lo siento, pero desde mi humilde opinión la contaminación es uno de los componentes importantes para que hoy en día no tengamos una vida saludable. Voy a resumir un poco tres de los cuatro puntos que considero esenciales en una vida SANA.

ATENCIÓN: este es mi punto de vista, pero no es el único en el mundo ni el que tiene la razón suprema, que cada un@ piense en el suyo porque merece la pena.

Antes de que empiece a mezclar temas, ya que he hablado de la importancia de estar tranquila y el tema de la contaminación que respiramos, os diré que el tercer punto sería la alimentación, aquella de la que aún no os he hablado pero que hoy introduciré.

¿Sabéis cuánta energía malgastamos al día con el estrés? yo tampoco, la verdad, pero sé que es infinita. Al estrés le han denominado como “la nueva y mortal enfermedad de nuestro siglo”. ¡Qué bien! y todos tenemos un poquito de esto. Sé que ahora mismo leer esto no es una novedad y puede que sea hasta tedioso el tema, pero debemos intentar relajarnos. El estrés afecta directamente a ciertos órganos de nuestro cuerpo y hace que enfermemos. Yo creo que no hace falta mucho para convencernos de lo que os estoy contando, pero sí que hacen falta motivaciones para deshacernos de él. SI estamos estresados porque tenemos un trabajo horrible, un ambiente familiar que facilita poco las cosas, unos amigos que despiden energía negativa y pocos hábitos saludables como es el ejercicio, creo que es el momento de decir basta y replantearnos el tema. No se trata de quedarnos en casa enclaustrados, sino de buscar un sentido a cada cosa o grupo social al que pertenecemos.

El-estres

Desde hace relativamente poco yo he empezado a hacer respiraciones y ejercicios de relajación en casa. Siempre recomendaré que alguien te ayude a iniciarte en este tipo de actividades, pero también os animo a que busquéis un ratito al día para hacerlo. Hay ciertos agentes estresantes que he mencionado anteriormente que puede que sean inevitables, pero sí que se pueden contrarrestar con  ejercicios de los que os estoy hablando. No hace falta acudir a un spa o darse masajes todos los días, porque económicamente no nos iba a salir muy rentable. Vale con dedicarnos un ratito en el sofá o en la cama y concentrarnos en nuestra respiración.

A veces hay actividades que también desestresan como es ir al gimnasio y pegar tres brincos y cuatro patadas, o sentarte a escribir un rato en el ordenador, o buscar un lugar para leer tranquilamente, o degustar un té calentito en días como el de hoy.

mujer-meditando-dibujo

Voy con el punto dos que he mencionado: la contaminación. Varias han sido las imágenes que se han tomado estos días sobre la capota negra que cubre la ciudad de Madrid. De verdad que da miedo verlo y mucho más respirarlo. Dicen que hemos alcanzado niveles que había previstos para todo el año, y estamos a 18 de enero!!! Por favor, creo que es el momento de tomar medidas, aunque sean muy drásticas, pero es que esto nos va a matar uno a uno.

Hay otra noticia que también circula estos días en los medios y es la tremenda afluencia de la gente en las urgencias de los hospitales. No, no es que me haya saltado a otro tema, que también podría ser un tema para tomar medidas, lo que quiero con esto es relacionarlo con el anterior. Me encantaría que alguien saliera en los medios probando que gracias a esta magnífica contaminación y las condiciones atmosféricas, se está propiciando un agravante en la salud de todos nosotros. No llueve, aumenta la contaminación, no podemos respirar aire más o menos limpio, los virus tienen el partido ganado. Por favor, e insisto, que se haga algo ya, o esto va a empeorar por momentos. Si no podemos hacer que llueva, por lo menos intentemos reducir los niveles de contaminación de alguna forma, es importante para la gente, para tod@s.

Madrid estos días:

contaminación de madrid

Y bueno, aprovecho para deciros que esta semana viene un frío polar y que a ver si con él, el invierno despierta y nos llueve un poco y hay más tardes de domingos para disfrutar de un té en casa.

Vaya rollo que os estoy soltando hoy, pero es que de verdad que las alarmas ya han saltado esta semana y creo que nuestros organismos agradecerán que en algún momento pensemos en ellos si queremos seguir viviendo de una forma tranquila y sana.

MI tercer punto hoy está dedicado a la alimentación, bendita alimentación. Aquí sí que vais a flipar conmigo y a encontrar muchas opiniones distintas.

Hace un tiempo decidimos hacer un cambio en la alimentación. No quiero aburrir con esto, solo quiero comentaros lo que yo hago y ya quien quiera, por las razones que sea, esté más interesad@ y busque más información. Ya ha hecho un año de aquel acontecimiento al que todavía no le encuentro el lado positivo, y cambió mi forma de pensar en muchos aspectos. No digo que tenga que pasarnos algo malo a todos para cambiar ciertas conductas, pero en muchas ocasiones es lo que hace que tomemos otros caminos y decisiones.

Cuando intentas racionalizar el porqué de la cosas y buscar respuestas, a veces las encuentras y otras no. Probablemente esté equivocada, o puede que no, pero cada día que pasa estoy más convencida de que la alimentación que llevamos nos hace enfermar. Siento decir esto, pero para mí llevamos muchos años sin saber lo que es alimentarse o nutrirse. Creo que hemos dejado que grandes multinacionales nos den aquello que les hace enriquecerse, y hemos cambiado el buen aspecto de la comida por la alimentación tradicional y sana.

La verdad es que tratar este tema es meterme en un follón, porque aparte de las multinacionales de la alimentación, también arremetería contra las farmacéuticas y pensaríais que he perdido el norte. Pero es que de verdad que he comprobado, en mi propio cuerpo, que lo natural funciona y no hay necesidad de contaminarme internamente. Alguien pensará “la alimentación ecológica, macrobiótica o vegetariana” son verdaderas modas a las que nos apuntamos. Pero cuando te las explican, las comprendes y las pruebas, te arrepientes de no haberlas conocido antes. Hay remedios para todas las afecciones que puedas sentir, pero sobre todo, la propia alimentación es la que mejor te previene de llegar a sentirlas. Y no digo que la medicina occidental no sirva, claro que sirve, una cebolla no te va a sacar de un infarto, pero sí te lo va a prevenir.

Y aunque penséis que este tipo de alimentación ecológica dobla la cesta de la compra, puede que con el tiempo os sorprendáis de que no es tanto el gasto si reducimos el consumo de mala alimentación. Aprendes a alimentarte de lo que necesita tu cuerpo, no de comer por comer. Me gustaría explicaros miles de cosas que nos han pasado en estos meses y que hemos descubierto, pero creo que cada persona interesada en el tema debe darse cuenta e investigar sobre lo que estoy diciendo. Básicamente porque no quiero convencer a nadie, insisto, solo cuento mi experiencia como hago con muchas otras cosas que van pasándome.

Nosotros hemos hecho un cambio hacia una alimentación basada en los cereales, legumbres, verduras y proteína vegetal. Nada de lácteos, nada de azúcar de ningún tipo, nada de carnes (con alguna excepción de vez en cuando y de calidad). Y esto todos los días. Y descubres cosas como el Té bancha, el sirope de ágave y las melazas naturales para endulzar, lo bueno que es el sésamo, las algas y mil cosas más con las que os daría razones para pensar que estoy chiflada. Pero de verdad, funcionan y ahora son importantes para nosotros ahora y en un futuro. Por supuesto que hacemos nuestras excepciones de vez en cuando cuando salimos con amigos, vamos a casa de la gente, cumpleaños y Navidad, pero ojalá cada vez tengan que ser las menos veces y empiecen a florecer restaurantes y sitios que den este tipo de servicio. Que ya os lo digo, es el futuro. Ya os contaré más cosas sobre esto, seguro.

Y llegando a este punto, retomo el primer párrafo, en el que os decía que es tarde de domingo de mantita y té bancha. Por fin ha llovido un poco pero el frío que empieza a hacer esta semana te invita a quedarte en casa, tranquilamente. Además, me he aventurado a hacer unas croquetas de mijo y un bizcocho de algarroba. El mijo es un cereal y la algarroba es como una judía negra sustituto en la cocina macrobiótica del cacao y con muchas buenas propiedades. Os dejo el enlace a la receta que he seguido. Solo que no tenía bicarbonato sódico y no lo he utilizado, tampoco sé si era necesario.

Bizcocho de algarroba. Esto es la algarroba:

recetas-algarroba1

Aquí os dejo unas fotos de cómo han quedado las croquetas y el bizcocho, y lo que pasa cuando intentas oler de cerca la varilla con la que has mezclado los ingredientes del bizcocho. Tendría que haber decorado con fresas pero no es época, así que plátano.

image1

image2 image3 image5

Me han recomendado que coma más cosas dulces en este momento, aunque a mí no me ha dado por el dulce en exceso. Aun así, también probaré a hacerme galletas de arroz en cuanto consiga la harina de almendra 😉

Espero que estéis pasando un buen principio de año y que sigamos leyéndonos. Abrigaos mucho y disfrutad de lo que venga. Buena semana.

PD: el cuarto punto que hoy no he mencionado porque tiene mucho que decir son las emociones. Y forman parte de la base de nuestra salud. Ahí lo dejo.

Anuncios