Verano 2014

Después de unos cuantos días, realmente no sabía por dónde empezar a escribir, hasta que esta semana me he hartado a leer en todas partes “bienvenido verano 2014”.

Parece que todo el mundo tenía muchas ganas de que llegara esta época del año. Bien porque lo relacionemos con vacaciones, desconexión, nuevos lugares que visitar, nuevas personas que conocer… Bien porque parece que cerramos mentalmente una etapa, y aunque no acaba el año, sí damos por terminadas muchas cosas.

Yo este año, de hecho, cierro etapa, curso o temporada, y para mí esto es el break que necesito para coger fuerzas, dejar el pasado atrás y pensar en nuevos proyectos, ya en serio. Pero de momento vamos a ver cómo se presenta este verano!!!

Canciones nuevas del verano y sitios que abren las puertas a una época en la que parece que todos estamos más felices. Los días son más largos y hace mejor tiempo. Sé que a muchos el calor les agobia, pero es que a mí me encanta. No sé si es porque yo nací en esta estación, pero yo lo disfruto cada año y es energía que me envuelve. No tengo pensado hacer nada especial, las vacaciones ya os dije que estaban por concretar, pero me da que van a surgir muchos planes y que van a cambiar muchas cosas. Creo que no voy a hacer nada de lo que he hecho otros veranos, este va a ser diferente.

De primeras ya me he intentado ir de rebajas, las primeras que surgen ya en algunos sitios, y como siempre, yo voy a lo que no está rebajado. No hay forma, y es que además sé que no lo van a poner más barato y que no me voy a meter en el mogollón de revolver y revolver entre la ropa. No sirvo para eso, me agobia el desorden que se crea y la ansiedad de algunas por buscar las gangas. Así que creo que voy a probar a ver si desde internet, primero no pico en las cosas de nueva temporada o no rebajadas… y segundo no me agobio. Y si no me gusta luego lo devuelvo. De todas formas, este año no tengo especial interés en comprarme nada. pero sí que hay una prenda que me ha vuelto loca: el kimono. Ya me he cogido dos, pero ando detrás de alguno de flores, y tengo algunos ya fichados, pero no sé si al final elegiré alguno más. Creo que en la calle Fuencarral hay una tienda donde son preciosos. Iré con Patri a ver qué vemos, jijiji.

kimono 2 kimono1 kimono3

Otra cosa que tengo pendiente es ir a la peluquería a darme algo de forma a este pelo y además me apetece mucho ir a ver a las chicas de la peluquería de Laura. está en Boadilla y si alguien quiere un buen resultado y un trato aún mejor, esta es su peluquería. Yo llevaba mucho tiempo queriendo encontrar una de la que luego no te separas y de la que te fías ya para siempre… pues allí están Laura y sus chicas que son geniales. Iré en luna creciente que dicen que es cuando hay que cortarse el pelo para que te crezca más rápido y yo para el año que viene tengo que volver a tener melena 😉

Y ahora es cuando vienen a mi mente recuerdos de meses de julio y agosto de hace unos cuantos años en los que esperábamos esta época de calor y piscina como agua de mayo. Algunas veces los veranos empezaban con fiestas y bailes, entregas de trofeos y cruces de miradas, daba igual que perteneciéramos a distintos grupos. Hasta que un año pasamos de las miradas a la acción y querías destacar y sentir el éxito del verano en todos los sentidos y en todos los rincones de la piel. Y todas sabéis a lo que me refiero. Bendita adolescencia que hace que vivas esta época como si no hubiera un mañana. Uno de estos veranos fue de los que no me quité los tacones ni para dormir, salí absolutamente todos los días de la semana hasta las 6 de la mañana y pisé la playa más que nunca. Y unos pocos en los que descubrí Nunca Jamás y me quedé allí sin crecer. Pero aun así reconozco que ha habido muchos otros de calma que no cambiaría por nada del mundo. Cambié la noche llena de música, y los días de juego por el mes de septiembre (y a veces octubre) y los lugares mágicos por descubrir siendo dos. Y todos esos veranos, si lo pensáis, van en nuestra mochila y no somos capaces de deshacernos de ellos. En alguno conoceríamos un amor de verano, o dos; en otro al de por siempre jamás; en otro solo disfrutamos de amig@s y reímos como nunca se ha vuelto a repetir. En otros descubrimos nuestro nuevo destino, puede que hasta un lugar para vivir, un trabajo o una familia. Yo creo que si lo pienso tengo uno para cada cosa y eso me hace reír hoy que me cuesta un poco más que otros días.

atardecer

Solo espero que no pase todo volando, aunque si tiene que ser así porque luego lo recuerde como uno de los mejores veranos de mi vida, entonces adelante. Para mí acabará a finales de septiembre, cuando vuelva de no se sabe aún de dónde, pero tiene pinta de que nos vamos a perder por playas baleares y quién sabe por dónde más.

Mientras tanto tengo pendiente ver a gente que vuelve de un largo viaje, mi cumple, una promesa importante, disfrutar de amigos y de amigas, hacer visitas (no tantas porque crecí pero siempre irán con algo dulce), crear nuevas historias y nuevos diseños, y creo que alguna sorpresa.

Si a veces hay que dar pasos hacia atrás para coger carrerilla, yo estoy dispuesta a volar del impulso. Este finde me perdí una gran fiesta de bienvenida al verano, pero puede que fuera porque para mí el verano empieza hoy. Así que vamos a tratarlo como se merece.

Estoy ya con el siguiente post, así que nos vemos pronto, o antes de lo esperado. espero que los rayos del sol os sienten tan bien como espero que me sienten a mí. Feliz verano!!!!

PD: Aran, te dedico esta canción que me recuerda a una acampada de hace mucho mucho tiempo. Fresones rebeldes “Al Amanecer”