Princesas Rebeldes, las otras princesas ;)

“Ahora es demasiado tarde Princesa.

Búscate otro perro, que te ladre Princesa.”

Joaquín Sabina

El otro día me paré a mirar un enlace que circulaba por Facebook en el que se hablaba acerca de la educación de princesas que nos dan a las chicas o mujeres desde que somos bien pequeñas. Por resumir un poco, el artículo trataba sobre cómo vivimos queriendo convertirnos en las princesas de cuento, pero sin acabar comiendo perdices. Menciona que desde que somos niñas nos inculcan los vestidos de tul, el rosa, el príncipe azul y la belleza como única forma de alcanzar la felicidad. El texto me gusta mucho, la verdad, pero también hay que decir que hoy en día, muchas pasamos de ser ya ese tipo de princesas. Ahora nos gustan otros colores, hemos dejado de ser dependientes del amor y nos atrevemos a vivir solas y a salir adelante. Comemos y nos vestimos como queremos y en general creo que estamos avanzando mucho en conseguir ser felices por nosotras mismas. Pero también creo que muchos hombres ayudan a que cada vez podamos ser más independientes, asumen que ya no tienen el mismo papel en nuestras vidas. De hecho, a favor de muchos diré, que ya en mi generación no tienen esa mentalidad machista y saben vernos como iguales en los temas de pareja. Siempre hay excepciones, por desgracia. Esperamos que cada vez sean menos.

Bueno y como iba diciendo, y con permiso de ellos, hoy el post está dedicado a las “otras princesas”. A mí me gusta mucho esta palabra y conozco a muchas mujeres que son verdaderas princesas, pero no del tipo de las que he empezado hablando. Vamos a llamarlas Princesas Rebeldes.

A mí me encanta el color rosa, soy romántica hasta la médula y me emociono con cada palabra que se dice en una película moñas. Pero entre otras cosas, he decidido cuidarme a mí misma por encima de cualquier cosa o persona. Porque no va a servir de nada que yo intente gustar a los demás y ser agradable, siendo la amiga perfecta, la hija perfecta, la esposa perfecta, la hermana perfecta… la mujer perfecta, si no me encuentro bien conmigo misma. Y con encontrar me refiero a literalmente “encontrarme a mí misma”.

El libro que estoy leyendo ahora mismo tiene una protagonista a la que educaron en esta idea de princesas que viven por y para buscar la felicidad que solo se encuentra en la idealización de un príncipe azul, ser bella o no ser nada, dejarte domar y callar. Y ella misma le cuenta a su hija pequeña, cuando intenta consolarla, que no llore porque es una princesa que ya encontrará un príncipe bueno, que la quiera, y que será una niña guapa. Pero en realidad creo que lo que va a hacer es encontrase a sí misma por encima de todo y de todos. Tenía muchas ganas de leerlo y me está gustando mucho. El libro es: Los ojos amarillos de los cocodrilos de Katherine Pancol. Es el primero de una trilogía, así que ya contaré qué tal es.

los-ojos-amarillos-de-los-cocodrilos

Hoy no quería extenderme mucho, porque estoy preparando otro tema, pero quería escribir un poquito sobre esto para darle vueltas. Princesas rebeldes es lo que nos toca vivir hoy en día. Teniendo todo lo que nosotras consideremos que necesitamos y siendo todo aquello que queremos ser. Que somos fuertes y que cuidarnos es importante. Algún día tenemos que hablar sobre el tema de la inteligencia emocional y otros temas para aprender a cuidarnos un poquito. A descubrir nuestro propio camino. A pensar que si no se puede hacer todo en esta vida y estar en todas partes no pasa nada, porque estamos tomando decisiones por nosotras mismas y actuaremos en consecuencia. Que cuidar de otra persona no funciona si no nos cuidamos antes a nosotras mismas. Y que nos cuiden y dejarnos, también es importante.

Mirad, no podía faltar un cuento, este es ideal para esa pequeña que quiere ser princesa, pero de las que no les gusta el rosa, no quiere ponerse faldas y brilla con luz propia. Se lo dedico a Daniela, que ya da pasitos con fuerza, y a Lara, que también los va a dar.

cuento princesas

Sé que ha sido corto, pero era una reflexión.
¡Que vivan las princesas, las Princesas Rebeldes!

Aquí os dejo una canción para mover esas caderas de princesas que va a pegar fuerte este verano. Bailando, de Enrique Iglesias… un despertar. Se la dedico a todas esas Princesas Rebeldes. Que tengáis un buen fin de semana!!!!

 

 

Anuncios

Fan hasta la médula

“Esa es mi generación, ¿dónde estabas entonces?
Esa es mi generación, cuando todas las noches
eran una canción.”

Modestia Aparte.

 

Estos días nos ha envuelto el tema “fan” en el trabajo y me apetecía contarlo porque ha sido curioso. Ahora a lo mejor estamos en otro punto de la vida, pero cuando teníamos entre 12 y 18 años fuimos adolescentes con carpetas forradas y habitaciones llenas de pósters. Para quien no pudiera ponerlos en las paredes, los armarios eran muy recurrentes. Despertarte, abrir la puerta para ver qué te ibas a poner y encontrarte allí a tu príncipe azul… no tenía precio.

Por razones obvias, al trabajar en una revista para adolescentes, el fenómeno fan es nuestro mejor amigo y nuestra ruta de trabajo. Tengo que decir que hoy en día no triunfa el que canta bien, o es el mejor actor, sino el que consigue más fans y está todo el día enganchado a las redes sociales. Todas dispuestas a pasar horas en la calle para verles a una distancia demasiado grande en muchos casos. Pero que viven su presencia al 200%. Estuvimos recordando a alguno de ellos. A ver si coincidís.

Hace poco vinieron a España los Backstreet Boys. Vamos a empezar por ahí. Bueno pues cuál fue mi sorpresa que en la redacción cuatro de las chicas, como locas, fueron a verles. Pero es que lo curioso era oírlas recordar cómo eran hace 15 años y contaban que se desvivían por ir a un concierto y verles cantar. Y al día siguiente del concierto, volvieron emocionadas. Y de verdad que les hacía mucha ilusión revivir esos momentos de fan incondicional. Y no son las únicas, porque sé que alguna más hubiera pagado por ir a verles pero que al final no pudo ser. Pero que para ellas, este grupo y sus canciones fueron su talismán en la época teenager.

BSB

Luego estuvimos viendo los primeros números de la revis hace 18 años. Este mes cumplimos la mayoría de edad y estamos de celebración. Era justo cuando yo estaba con las hormonas a tope y el mundo era muy complicado para que los adultos me entendieran. Pero en la música y el cine encontrabas una vía de escape que entendía perfectamente cómo te sentías. Por supuesto uno de los que estaba en el top ten era Jon Bon Jovi. Y ahí sigue de giras y haciendo conciertos sin cobrar más que para cubrir los gastos de montaje. Que se lo digan a mi amiga Arancha que ha viajado a otros lugares de la geografía española sólo para verle y disfrutar de un concierto más. Claro que sí!!

BONJOvi

Otro de los fuertes era, sin lugar a dudas, Brad Pitt. A mí este sí que me gustaba. Vamos a decir que en esa época era más de rubios que de morenos 😉

Vamos, quién no se enamoró de él en Leyendas de pasión. Yo sobre todo del personaje, pero a este chico sí que le explotaron bien. Y luego ya pasados los años en El curioso caso de Benjamin Buton le vuelven a rejuvenecer. Tiene una escena que va sobre una Harley que es para no perdérsela…

BRad

Junto con Brad, no podemos olvidar a Leonardo. Yo reconozco que a mí este chico me ha gustado ya pasado el tiempo. Que en época de Titanic yo no le tenía entre los mejores, pero en cuanto a su carrera como actor es de los mejores y yo reconozco que me he terminado enamorando. Y sé que muchas tenían empapelado hasta el último rincón de su habitación. Este hombre también rompía muchos corazones. Y ha sido muy buen intérprete y de muy diferentes papeles a lo largo de su carrera. El papel que hizo en Romeo y Julieta a mí me encantó, aunque tiene otros mucho mejores.

LEONARDO-DICAPRIO-titanicLeonardo-DiCaprio2014

Otro que gustaba mucho entre el corrillo que hicimos fue Davon Sawa. ¿Visteis la peli de Casper? Pues yo sí. Y me acuerdo perfectamente del momento en el que desaparece el fantasma y aparece él y todo el cine soltamos un suspiro. Estaba en Fuengirola, pasando unos días en casa de Bea, y es que nos dejó a todas enamoradísimas…. Pero este chico es de los que no se ha sabido mucho y el cambio ha sido a peor… no todos podían terminar como Sean Connery.

davon

Y bueno, estos son los que os he resaltado pero hay mucho más que eran dignos de ocupar un sitio en nuestra habitación. Por aquel entonces mi favorito era Chris O´Donnell. Perfecto para mí, sé que no hizo mucho en cine pero me enamoré de sus ojos.

chris-o-donnell-20040723-4727

Y luego, pues siempre recuerdas otros ídolos que a lo mejor el físico no era su fuerte, o sí. A mí por ejemplo siempre me ha gustado mucho Celine Dion, por nombrar a una chica, pero no ha venido a España. Así que no he tenido la suerte de verla en directo y a las Vegas todavía no me ha dado a mí por ir. Pero otros muchos que triunfaban eran Miguel Bosé, Eduardo Noriega, Enrique Iglesias, Alejandro Sanz, Mario Casas, etc. Y sé que me estoy dejando a muchos, pero bueno, esto era solo para hacer una reflexión de aquello que fuimos y a quiénes dedicábamos nuestros suspiros. Con quién soñábamos y por quién derramábamos lágrimas sin importarnos que vivieran en otros mundos.

Hoy en día vienen pegando fuerte algunos otros que mantienen a las chicas al pie del cañón, siguiendo todo aquello que hacen. Y encima hoy tienen las redes sociales y con ellas es imposible no saber qué hacen tus ídolos a cada momento. Que se lo pregunten a Justin Bieber, Miley Cyrus o Abraham Mateo. O los que más fuerte vienen pegando: One Direction.

Para que tengamos un poco de todo, os dejo una de las canciones de esta Boyband que pienso que no está tan mal y es un poco más de lo que nosotras escuchábamos hace unos pocos años, poquitos eh!?

Nos vemos en unos días. Como me decía un buen amigo: sonreíd!!! Nadie lo va a hacer mejor que vosotras mismas.

Llegan los cambios (1)

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Gandhi

Como ya os avisé, no pude corresponder con un post de la semana pasada, pero esta irá uno doble. Como todas las semanas ya he puesto mi reloj de arena, que me dedica tiempo para mí, y he silenciado el móvil y vamos a ver de qué hablamos esta semana.

Una de las razones por las que no he escrito ha sido porque nos escapamos en el puente. Mirad por qué estoy enamorada de estas vistas… (que aunque parezca mentira en mí, tenía muchas ganas de ir).

santa pola

Y esto es uno de los últimos placeres que me voy a dar en unos meses, ya os contaré, pero estos estaban buenísimos y formaban parte del plan, jejeje.

helados

Quería aprovechar y ya que he estado en la playita os voy a hablar del cambio de armario… Sí sí. Como algún chico lea esto a lo mejor con estas líneas ya se está despidiendo, pero tengo que decir que es un ritual curioso que suele darse en casi todas las casas al menos dos veces al año. Y ya que me lío a describir este cambio, me lío también con otros cambios que estoy haciendo en otros aspectos de la casa, de la vida y de todo en general. Ya lo sabéis, me lío y me lío.

A mí me dio por hacerlo después de haber ido al Ikea, haber pasado un ratillo duro y haber decidido comprar una caja más de tela para guardar y ordenar mejor mi armario. Tenía toda la tarde por delante, así que me dije: ahora o nunca. Y mientras me ponía un par de pelis en el ordenador de la habitación para matar dos pájaros de un tiro, empecé a sacar ropa de invierno del armario y a sacar ropa de verano de cajas. Ya que hago el cambio, aprovecho y limpio el armario más a fondo aprovechando que lo vacío.

armario vacio

Tengo que aclarar que esta es sólo una parte del armario y que la otra es donde cuelgo prendas, pero pensé que con enseñar una valía para haceros una idea. Así parece que es imposible llenarlo, pero ahí está el fallo. Que cuanto más piensas que no lo vas a llenar, te vuelves loca y lo terminas haciendo. Pero yo no sé cómo ocurre eso todavía. Como dice mi cuñado “lo de la ropa es por arte de magia”. Sólo que él se refiere a que le aparece la ropa lavada, planchada y/u ordenada…

Bueno pues la segunda fase es la de ver qué ropa necesita pasar por la plancha y cuál no, antes de meterla en el armario y que se quede allí olvidada. Aquí no tengo mucho problema porque procuro guardarla bien doblada para que luego no me pase esto con todo el mogollón. Y llega el momento de empezar a colgar. A vosotras no sé si os ocurre pero me pasan varias cosas. La primera es que me encanta ver las prendas de verano, me alegran mucho más los colores y no puedo evitar tener más cantidad que con la de invierno. Otra cosa es el calzado. Me da muchísima rabia decir “adiós botas” y “hola tiritas” para las rozaduras de todas las sandalias. Pero bueno, me considero una fanática de las botas. A estas las voy a echar de menos estos meses, últimamente no me las quitaba.

botas

Lo siguiente que me ocurre es que empiezo a ver vestidos y camisetas de las que ni me acordaba y que de repente aparecen y me da un subidón. Y estoy deseando que haga un pelín más, todavía, de calor para ponérmelas. Tengo una nueva incorporación para este año. Falda larga en color verde “mint” , que decimos en el trabajo. Es de Promod y es uno de los colores que más se llevará esta primavera/verano y ya se llevó la temporada pasada. También la tienen en color salmón tirando a naranja, que igualmente es un color de moda.

falda

Lo siguiente que ocurre es ir haciendo huecos y ordenando dónde pongo cada cosa para tener más a mano ciertas prendas y con mejor visibilidad porque es de lo que más me pongo. Por ejemplo: las camisetas de manga corta y las de tirantes a una altura media que pueda visualizar bien. Más arriba dejaré las sudaderas para noches fresquitas y los pañuelos. Entonces es cuando ficho las prendas que son de todo el año y hago revisión de colores. Intento tener siempre básicos, que se llaman, de camisetas blancas y negras, y luego me fijo en qué otros colores tengo y cuáles me faltan para no estar comprando siempre los mismos. Que esto pasa. Nos da por uno y de repente tenemos 6 camisetas de tirantes del mismo color pero ninguna para combinar con la falda nueva. Error!!!! Yo revisaría los colores y las posibles combinaciones y así ahorraremos.

Y es que esto lo pongo porque me he prometido a mí misma que a partir de ahora prenda que no tenga con qué combinarla, en lugar de comprarme algo sólo para esa camiseta o pantalón, sale nominada y expulsada…

Y ya que estamos haciendo revisión, un consejo que me dieron a mí hace un par de años: prenda que lleves dos temporadas sin ponerte porque no te convence, prenda que tiene que salir urgentemente del armario. Otra cosa es que hayas variado la talla o sea un fondo de armario, que puede pasar. Pero si es algo que no te gusta ya y han pasado dos temporadas, decidle “adiós”!!.

Bien pues en este punto ya había acabado Tres bodas de más y llevaba un ratito de Blue Jasmine. Después de la selección de lo que se coloca, hay que ver qué se guarda para la siguiente temporada. Y aquí es donde ocurre el momento crítico. Ves la cantidad de ropa de la que tienes que deshacerte. Yo este año optaré por llevarla directamente a una ONG o asociación para gente que la necesite. Mucho ojo con dejarla en contenedores que están en la calle porque a veces se acercan personas y se la llevan para revenderla… yo prefiero asegurarme de darla a alguien que la necesite de verdad.

Bueno pues 3 horas y dos películas después, ya estaba ordenado este tema y yo me encontraba mejor. Menos mal que el calzado lo tengo bien distribuido y no hace falta cambiar nada de sitio. Este es el resultado.

armario ordenado

Y como ya me he enrollado lo suficiente, los otros cambios os los cuento otro día. Aquí sí que habrá una segunda parte.

Y quería dejar por escrito una felicitación. El día de la madre iba a ser especialmente extraño este año. No porque yo lo haya celebrado mucho en mi familia o porque creo que no sólo existe un día para esto, sino porque ha sido casi un mes de tortura con todos los anuncios publicitarios sobre este tema. Y antes no me había dado cuenta, pero la verdad es que le dan y le buscan mucho beneficio a esta celebración. Me ha parecido, además de incómodo (mentiría si no lo dijera) muy curioso. Pero bueno, que lo que quería era mandar un besazo muy muy grande a todas las mamás, a las primerizas sobre todo, y a la mía en particular. Por qué no le iba a mandar un beso también a ella!!! De un año para acá hemos aumentado las familias y han nacido unos niños y niñas preciosos. Pero hay que tener una cosa presente: cuando hay un nacimiento no sólo nace un bebé, sino que también nace una madre y, afortunadamente en la mayoría de los casos, un padre. Así que ojalá sigamos creciendo 😉

Os dejo una canción que no he pareado de escuchar esta semana y que da buen rollo y anuncia el verano. Va con ritmo y todo hay que decirlo… qué bueno sigue estando Ricky Martín. Y ya sabéis:

nota