Amor con preaviso

“Respira. Serás madre/padre toda la vida. Enséñale las cosas importantes… las de verdad.  A saltar en los charcos, a dar besos de mariposa y abrazos muy fuertes. Dile cuánto le quieres siempre que lo pienses. Déjale imaginar e imagina con él. Las paredes se pueden volver a pintar, los objetos se rompen y se reemplazan. Serás madre/padre toda tu vida…
Él solo será niño una vez”.

Reparando Alas Rotas by Jessica Gómez

 

 

No iba a poner frase, pero a veces el facebook te da sorpresas por las mañanas, de esas en las que piensas que las cosas pasan por algo.

Y como no sé cuándo será la siguiente vez que escriba, sí quería dedicarle unas palabras a quien hace un año decidió venir antes de tiempo. Pero que me alertó con 24 horas de preaviso. No podría haberle pedido nada más bonito que lo que él nos concedió. Y después de un año sigue teniendo las cosas muy claras y decidiendo por él mismo hacia dónde ir. Aprender cosas a su lado es un lujo que nunca pensé que tendría la suerte de vivir.

En mi último post hablaba de cómo no monipolizar las conversaciones con “mi monotema” de la crianza, pero después de un año hoy sí que se merece que hable de él.

Hoy te escribo a ti, pequeño, para agradecerte todo lo que nos aportas. Ya apareces en mis sueños y tu carita me hace sonreír en cada momento. He aprendido el significado de la palabra paciencia y comprensión. Mi móvil está bloqueado por la cantidad de fotos que te hacemos, no consigo llevar la ropa sin decorar ni un solo día y no paro de tararear tus canciones favoritas. Tú marcas el camino a día de hoy.

A veces cuando nos miramos no hace falta nada más, pero por si acaso en cada momento que tenga ocasión te diré que Te quiero. Tú nos hiciste papás para siempre, pero como dice la primera frase, solo serás niño una vez. Así que perdona que te tengamos a base de achuchones, juegos de escondite, que te soltemos de vez en cuando para que caigas y te enseñemos a levantarte, te contemos cuentos hasta caer rendido, nos hagamos selfies con los que no paras de reírte, te subamos a los hombros para tocar los quicios de las puertas rozando, te miremos los dientes a cada momento y te llenemos de besos. Seguiremos siendo tu pequeño refugio hasta que tú decidas volar.

Expresar con palabras escritas o de viva voz lo que esta experiencia ha significado para nosotros es muy complejo. El punto de agotamiento a día de hoy es máximo, pero el de felicidad también. No estamos preparad@s, y esto es la pura realidad. Nunca nadie podría imaginarse nada de lo que va a ocurrir. Esta es una de esas cosas de la vida que no vas a poder planear, y ahí reside el encanto. Lo único que sigo pensando, igual que hacía antes de la llegada del Azuki, es que me faltan horas en el día para volver a ser solo yo.

image1

Algún día miraré hacia atrás y sé que olvidaré lo duro de este proceso, orque ya hay cosas que no recuerdo. Pero también sé que esto no acaba más que empezar. Y ahora los días los llenas tú, y yo no quiero que se acaben.

Si algo tengo claro es que a veces las cosas ocurren cuando tienen que pasar. Yo sabía que nacerías en día impar, sabía que elegirías el día y que para nosotros ya siempre tendría un buen significado. A partir de aquí escribimos nuestra historia, una historia que anunciaste con preaviso.

Feliz primer año, no podría haberlo imaginado de otro modo, difícil pero completo.

Dame tu presente, tu futuro incierto, y que el mundo nos recuerde por soñar despiertos… Y si alguna vez te pierdes, solo ven a vernos.

image2

 

 

Anuncios

Aquellas maravillosas cuatro ruedas

“El viajar es un placer,
que nos suele suceder.
En el auto de papá
nos iremos a pasear.
Vamos de paseo pipipi
en un auto feo pipipi
pero no me importa pipipi
porque llevo tortas pipipi”

                  Los Payasos de la tele

La verdad es que no estoy encontrando muchos huecos para poder escribir de vez en cuando, pero es que he encontrado una distracción mejor que requiere todo el tiempo del mundo, y encima, lo sabe. El Azuki ya hace un montón de monerías y llama nuestra atención a cada momento, y es imposible negársela. Aún así, sigo teniendo ganas de continuar con esto e imagino que llegará el momento en el que vuelva a coger el ritmo del blog y de todo en general.

El mes de julio, uno de los más calurosos que yo recuerde, hemos estado muy tranquilitos los tres, y la verdad es que ha pasado muy rápido. Estuvimos unos días con mi padre en Cantabria, huyendo del horno en el que se había convertido más de media España. Allí arriba, sin embargo, nos poníamos chaquetita y mantita para dormir, todo un lujo. Hemos pasado allí mi cumple, rodeada de mis chicos favoritos y muy a gusto. Parece que la palabra “tranquilidad” en todas sus formas es lo que vamos buscando a cada momento. Tranquilidad para el Azuki, para nosotros, para lo que nos rodea. Creo que llevo buscándola mucho más tiempo de lo que realmente soy consciente.

Y no era de esto de lo que quería hablar, pero una cosa lleva a la otra y al final termino descubriendo nuevos enlaces a los temas. Yo quería contaros cómo me había sentido yendo en coche de viaje, porque al cambiar la situación e ir con un bebé, me vinieron todos los recuerdos de cuando era niña y viajábamos a Galicia de vacaciones.

viaje-coche

Hacía mucho tiempo que no me iba unos días de viaje en julio. Recuerdo que salíamos a las 6 de la mañana, medio dormidos, en un Peugot 205, blanco. Nos esperaban muchas horas de viaje por delante, más de 6. Íbamos por carreteras que en nada se parecían a las súper autopistas de hoy en día, y por supuesto lo del aire acondicionado era un lujo que no todo el mundo tenía. No se llevaban las sillitas de niños hasta los 12 años como ahora y el cinturón de seguridad atrás no era obligatorio. Pero mi padre sí que los puso.

El viaje era largo y debíamos llevar un arsenal de cosas para entretenernos y para comer algo, y una buena organización a la hora de buscarle el hueco a todo, incluyéndonos a nosotros.

MI madre y mi hermano solían caer dormidos nada más coger carretera. Yo me quedaba acompañando a mi padre la mayor parte del camino. No quería dormirme. Nunca me ha gustado dormir más de la cuenta, es como si tuviera la sensación de perderme cosas. Eso sí, íbamos todo el camino con los cassetes de canciones infantiles (de todas las series de dibujos que podían existir) y de los cuentos del Caserío. Había un ratito que mi padre me pedía poner alguna de sus cintas, para cambiar un poco. Debía llevar la cabeza como un bombo de tanto Oliver y Benji y Juana y Sergio. Y así viaje de ida y viaje de vuelta y un año detrás de otro. No sólo fuimos a Galicia, claro, pero era uno de los sitios que más me gustaban a mí y el último al que fui con mis padres y mi hermano. Ahora lo recuerdo con nostalgia.

Este año el viaje ha sido también en familia, a Cantabria, a ver al abuelo. Pero esta vez los padres éramos nosotros y llevábamos un bebé, en su súper silla, con todos los muñequitos para distraerle, parando cada hora y media o dos horas y sin querer dormirme como cuando era pequeña. Lo bueno es que el enano sí que se dormía, un santo para viajar, no nos podemos quejar.

Sé que no es un post de los más interesantes o emocionantes. Pero a mí este primer viaje con el enano me ha hecho recordar mis viajes de cuando yo era pequeña. Ahora ya casi acostumbrados a ir en avión o en trenes de alta velocidad, parecía que el coche se iba a quedar atrás. Pero por la sensación que he tenido y lo que mi cuerpo y mi nueva situación me demandan, creo que ha llegado el momento de aparcar los grandes viajes para volver a recorrer la geografía española y que el Azuki empiece por aquí.

Eso sí, no me olvido de un viaje que tengo pendiente  a Amsterdam y otro a Nueva York, y él vendrá con nosotros, por supuesto. Pero sea por lo que sea, ahora me apetecen vacaciones en familia, buscando disfrutar de ellos más que del lugar. Aquel concepto que hace un tiempo pensé que había perdido y lo escondí con otro tipo de distracciones, ahora vuelve a mí y lo quiero disfrutar: mi familia.

Y en eso estamos. Ahora viene agosto y ya son tres meses aprendiendo y creciendo. No nos queremos perder nada, así que estamos durmiendo lo mínimo jeje.

Nos leemos otro día, ya no me atrevo a decir si pronto o tarde. Disfruten de sus días de verano, y si se da el caso, de unas buenas vacaciones.

Tarde con amigas

¿Alguna vez os ha hecho mucha ilusión estar en un sitio en el que realmente quisierais estar y pensar que es mucho mejor de como te has imaginado?

Pues esta es la descripción de mi Baby Shower. Ya lo hicieron con mi despedida de soltera pero es que vuelven a repetir creando ese momento mágico en el que no quiero que el tiempo pase y me siento la mar de a gusto con ellas. Cada una de su padre y de su madre, pero es que yo no sabría elegirlas mejor. Y no sé cómo darles ya las gracias por regalarme ese ratito que hace que lo que llevo dentro se llene de felicidad.

Tarde con amigas, es el título del post de hoy, pero podía haber elegido cualquier otro. Pero es que yo quiero llamarlas así, por su nombre. Ha sido un ratito estupendo y no podía dejar de compartir, para aquellos que sois un poco curiosos de lo que hemos hecho, y para aquellos que penséis que vaya chorrada más grande. Que sepáis que ojalá tod@s tuviéramos de estas “chorradas” de vez en cuando en nuestro día a día. Que cualquier excusa es buena para juntarse, y esta ocasión bien lo merece. La gente celebra cumpleaños, bodas, despedidas… nosotras lo que se nos ponga por delante.

Para los que no saben qué es un Baby Shower, digamos que es una celebración que viene de los americanos en la que se juntan las amigas de una futura mamá y le ofrecen: juegos, merienda y regalitos. Y muchas risas por cierto. La verdad es que yo tengo que decir que en este caso tanto los juegos como todo lo demás han sido una pasada, venir de donde venimos la mayoría no tiene precio. Seguramente vernos en acción debe ser algo impresionante para la gente que no está acostumbrada a la preparación de juegos, eventos y manualidades. Es que me encanta disfrutarlo. Aunque sé que me conocéis y yo haciendo soy mucho más feliz que recibiendo, pero en esta ocasión he parado a observar y ser espectadora y no me ha podido gustar más lo que he visto. Gracias por el esfuerzo de todas.

Confieso que algo me olía por las fechas en las que estábamos, quedan menos de un mes según las tablas médicas, y justo esa semana es cuando mi cuerpo ya me pidió un respiro, pero nada de eso consiguió aguar la sorpresa. Es solo que soy muy bruja y observo mucho los comportamientos y algo podía intuir.

Agradezco no haber tenido que hacer relevos de cambiar pañales ni adivinar sabores de potitos estupendos que luego nos atrevemos a darles a los niñ@s, es un alivio. Me voy con la preocupación de que cuando nazca el Azuki no sepa verle ningún tipo de parecido, pero bueno, creo que la gente también se encarga de estas cosas. “Ay! cómo se parece a su padre” “tienes los ojos de su madre” “mira, mira, ese gesto es clavadito al tuyo” “los lunares que tiene son del mismo tamaño que los que tú tienes”… habrá un poco de todo.

Bueno pues os enseño un poquito de lo que hemos disfrutado. Aun así si alguien quiere preparar un evento como este, que me pregunte que conozco a unas chicas muy majas que los organizan y es éxito asegurado 😉

Los detalles que vais a ver están ambientados en Peter Pan, Campanilla y Nunca Jamás. Esta vez toma algo más de importancia el niño perdido, ya que Campanilla vuelvo a ser yo y a él le toca tomar el protagonismo de la historia a partir de ahora.

Los detalles del evento:

detalles aperitivos detalles2 detalles4

También estuvo presente la elección del nombre pero creo que voy a ahorrarme el ponerlos para que no hay más debate. No lo vamos a sber hasta que no le veamos, así que irá en la ficha técnica que mandemos, jejeje.

Nos dedicaron a los tres unas palabras que algún día le enseñaré para que lo
lea él mismo.

tenderete

Y esto es lo que nos regalaron: ropita, un pañuelo para portear, un espejito con música para estimularle y unos pañales de tela.

ropita P1060786 P1060784 P1060783

Además de esto vino lo hecho a mano: un body precioso dedicado especialemte. Una arrullo con gorrito, patucos, y muñequito a juego que no tiene precio. Y una tarta de pañales con un detalle precioso.

P1060780 P1060776 P1060774

Y así quedó en la habitación:

habitacion

Y esto es mi pequeña historia que ha dejado huella para siempre y que hoy quería compartir, porque forma parte del lado bueno de mis cosas. Hace un año no me hubiera imaginado estar en esta situación, y esta vez la vida me va a cambiar pero de una forma especial y deseada.

Gracias chicas, gracias a todos los que estabais ayudando a que esto se produjera, dentro de poco le tendremos aquí y esa será otra aventura para vivir.

Espero que paséis una buena semana. Yo seguiré preparando cositas y descansando. Nos leemos pronto.

“Soñar no te servirá de nada

si olvidas vivir”

Albus Dumbledore (Richard Harris) de Harry Potter

velas-99

¿Alguna vez habéis disfrutado de la tranquilidad de quedaros sol@s en casa por unos momentos, unos minutos o unas horas?

De un rato sentada en el sofá sin necesidad de poner la tele, solo con una manta y disfrutando de un poco de silencio en el ambiente. Ahora, si además encendéis unas velas todavía creáis mejores vibraciones. No pensar en nada pero relajarte de todo. Incluso creo que es el mejor momento para plantear qué pasará mañana, aunque yo prefiero revisar el día de hoy, y ver qué ha sucedido.

Hace poco aprendí a repasar aquello que me había ocurrido en el día. Buscar lo que me habían regalado durante esa jornada, lo que había aprendido, lo que había ayudado a mejorar a los de alrededor. Y aunque no lo creáis lo hacemos todos los días, y en cada uno de ellos suceden todas estas cosas, incluso los momentos mágicos. Pero normalmente no encontramos estos ratitos de silencio con nosotr@s mism@s para darnos cuenta. Ese momento de cerrar los ojos y respirar y volver al principio del día y aprender de todo aquelllo que merece la pena y que tú decides que es importante para ti.

A veces me ocurre que reviso mis reacciones e intento analizarlas para ver si se pueden mejorar. Aprender de lo que ha sucedido en 12 o 18 horas, si lo pensamos, son muchas cosas, y así día tras día. Pensad que esa discusión o cambio de planes que ha ocurrido por la mañana ha afectado a los momentos de por la tarde y que aún sigue estando presente, es algo que solo nos ocurre a nostro@s, los humanos. Pero porque racionalizamos los hechos y sus consecuencias. Y nuestra cabeza no para de darle vueltas y vueltas. Intentad parar vuestra mente durante unos minutos y concentraros en la respiración. Veréis lo difícil que es dejar de pensar en todo aquello que os está pasando por la cabeza.

Siempre tienes cosas que recordar, problemas que resolver, gente a la que tienes que llamar o escribir, eventos a los que acudir, trabajo que terminar… y todo pasa por tu mente y no se olvida. Hemos aprendido a llenar la cabecita de cosas pero no hemos aprendido aún a vaciarla o por lo menos, a dejarla en pausa.

Yo intento hacer de los momentos de soledad, pequeños huecos privados de cultivo personal. Reposar lo que te ha pasado durante la jornada es prepararte para lo que venga mañana, aprendiendo de hoy. Creo que no hay regalo más bonito que hacerse a uno mismo que dedicarse unos momentos. Egoístamente tenemos que hacerlo, pase lo que pase. Y además, no cuesta dinero.

Llegando al final de la semana, mi cuerpo empieza a pedir descanso y mi estado físico va pidiendo cada vez más pausas. Así que le haré caso y me quedaré analizando aquello que me ha ocurrido y disfrutando del momento presente, mientras alguien me recuerda que se acerca el momento futuro, aunque eso, ya lo pensaré…

Esta semana no he parado de oír esta canción, a ver si os gusta. Es de Ed Sheeran:

Espero que tengáis un buen finde primaveral. Yo intentaré aprovecharlo también. Nos leemos pronto.

Tachando lunas del calendario

“Que yo quiero encontrarme en tus ojos,
que me ganes y puedas perderme,
que me queden algunos antojos
y me dejes sabor al pensarte.”

                      Vanesa Martín en Frenar Enero

He visto que en otros blogs que leo a finales de mes suelen hacer como un apartado de preguntas del mes, sorteos, o incluso resúmenes de lo que ha ocurrido. Para mí este enero ha sido difícil, un poco duro, y ha supuesto una barrera que tenía que cruzar. Por fin puedo decir que ya ha pasado y que también ha tenido sus cosas buenas a pesar de todo. Y desde luego de esto tiene mucha culpa el Azuki que llevo dentro.

Dispuesta a hacer un resumen de lo que ha sido este primer mes del año, creo que lo voy a rectificar. Tenía pensado echarle la culpa de mis malos días, y también de los buenos, pero ahora mismo miro atrás y creo que me lo voy a tomar como uno más. Me he dado cuenta que mucha gente odia este mes, y no hace falta que haya una persona más pensado lo mismo.

Creo que todos y todas lo empezamos con muchas ganas pero alguien le puso la coletilla de “la cuesta de enero”, pues después de las vacaciones y de los excesos, toca frenar en muchos aspectos. Un mes duro económicamente hablando, en el que intentas retomar las dietas y los buenos hábitos de salud como volver al gimnasio. Porque os recuerdo que la norma social dice que para llegar estupend@ a junio hay que empezar YA! En fin…

Este es el primer año que me he dado cuenta de que es el mes más frío, y es que de golpe nos llegó el invierno, cuando yo no hago más que pensar en la primavera. De repente tienes que taparte hasta los ojos y aprovechar más que nunca los momentos de mantita en el sofá. Por un lado quieres tirar hacia delante y empezar el año de la mejor forma, pero por otro sientes que el tiempo pasa rápido y que hemos cerrado una Navidad más y vamos sin más remedio hacia el verano, y a empezar otra vez. ¿Por qué no pensamos en que es un mes más y que después viene febrero y que después ya veremos? ¿Por qué ponemos ya la mirada en el mes de junio? Es como si enero fuera un mirador desde el que vemos el valle de estío al que nos dirigiremos por una carretera de curvas. Y en realidad lo que no deberíamos perdernos es el camino que hay de por medio y el paisaje de ambos lados de la carretera. Vamos a probar a ver qué pasa, vamos mes a mes, kilómetro a kilómetro. Sin prisas. Enero ha acabado, a ver qué sucede en febrero.

Y como toca disfrutar de todo lo que ha traído el principio del año, os enseño cositas que han llegado a mí, y que pienso dar uso en cuanto pueda. Albornoz para no pasar frío al atravesar el pasillo de Narnia para ir del vestuario a la piscina y viceversa. albornoz

Dos lecturas muy interesantes. Una la pedí yo por el momento por el que estamos pasando y he visto que recomiendan leerlo. Y el otro fue una propuesta de mi amiga invisible para evadirme un poco del temita.

libros

Chaqueta, vestido y jersey de Natura, que aunque éste último vaya a utilizarlo dos semanas, me ha gustado tanto que no pude evitarlo y me quedé con él. El año que viene ya tendré tiempo de lucirlo.

chaquetavestidojersey

Al Azuki le trajeron los Reyes un trajecito, su primer álbum que completaremos con mucha ilusión, y una colonia sin alcohol que compartiremos los dos, jijiji. Eso ponía en el papel de Sus Majestades “Para el Azuki y su mamá”.

regalos azuki reyes

Pero no han sido los únicos regalitos que ha empezado a recibir el Azuki. Desde Nairobi y con mucho cariño, unos amigos le han traído un elefante que seguro le encantará porque es súper especial.

elefantito

Otros amigos nos han hecho un detalllito regalándonos la mantita de apego unisex porque aún no sabíamos el sexo. Seguro que no se despega de él.

apego

También tenemos ya una mantita y una muselina de algodón que una buena amiga tuvo el detalle de regalarnos una tarde en la que no íbamos a hacer nada y el nada se convirtió en todo. Yo también aproveché y le cogí unas perchas de Cars, que a su papá le encanta esa peli, jijiji.

image1image2

Su bisabuela tampoco ha podido evitar comprarle ya un par de cositas. Pensé que como la gente no suele caer en regalarte sábanas para la cuna, minicuna y carrito, pues que seguro que mi abuela iba a estar encantada de hacerlo. Y así fue, lo que pasa que ya le dije que se había adelantado mucho, jejeje, que no hacía falta que fuera ya, pensaba que fuera más bien para cuando naciera, pero a la mujer le hacía ilusión y a mí también, la verdad. Además vinieron acompañadas por un pijamita y un body preciosos. Como aún no tenemos casi ropita pues nos hizo mucha ilusión ver lo chiquitita que era. Con esto es que no me hago una idea, ahora os cuento. El caso es que el body iba en una redecilla con el pijama y le dijeron que era el gorrito, pero cuando lo abrimos tuvimos sorpresa, jejejeje. Ya habrá tiempo de cogerle gorrito y manoplas de recién nacido.

regalos bisa

detalles de la bisa

Su mamá también le ha cogido un par de bodys y de pijamas, me hacía ilusión y me vino muy bien ir a por ello. El caso es que cuando llego a la sección de bebés del centro comercial me encuentro con que no sé qué talla coger. Y ahora es cuando pensáis : pues la de recién nacido!!! Ajam…. pero la talla 0, la talla 0-1, alguna de la 1-3 por si es muy grande… en fin, que como hay gente que te dice que no le cojas de prematuro (talla 0) que luego a lo mejor no le vale, pues rechazas comprarla de primeras. Además, que yo sepa siempre he oído a mis amigas que cuando nacen pasan de los 50 cm y en la etiqueta del body también te viene este dato dependiendo de la talla. Conclusión, que yo me encontré con un follón porque a saber qué tamaño tendrá la criatura en 3 meses. Así que allí me veía a mí con bodys y pijamas de todas las tallas preguntándome cuál coger. Eso y que luego buscaba los que tuvieran corchete al lateral porque creo que cuando son tan pequeños son más fáciles para vestirles. También surgió mi indecisión a la hora de escoger manga larga o manga corta. Que la criatura viene en un mes que puede hacer bueno pero puede que no. Y es entonces, cuando tienes decidido el color, la talla y el cuello, te encuentras con que la manga no te convence. Así que por lo menos ese día me sacó una sonrisa el hecho de no tener ni idea sobre el mundo de los bodys, la prenda más básica de los bebés.

compras de mama

Y es que esto yo creía que iba a ser más fácil, y sé que mis amigas tienen razón cuando me dicen que no me preocupe que entre que me dejan ellas cosas y las que me regalen tendré más que de sobra, pero es que a mí también me hacía ilusión cogerle algo y así enterarme un poco de lo que hay. Que parece que con ellas las que no somos mamás hemos hecho un máster adelantado, pero no, queda hacer la parte avanzada o el llamado Experto. En fin, que sé que sin ellas no soy nada así que seguiré preguntándoles aquello que vaya surgiendo.

Y lo siguiente que me ha traído enero ha sido el cambio a la ropa que ya tengo que empezar a usar. Yo me he comprado un par de cosas, y sin aprovechar rebajas porque apenas las hay para este tipo de prendas. Así que entre lo que me he cogido y lo que me han regalado, tiraré con ello. Y creedme que os digo que es suficiente para los próximos tres meses. Así que encantada y agradecida por todo.

ropa premama

Y si a todo esto no entendéis el título de este post con todo lo que os acabo de soltar, simplemente deciros que mientras lo escribía sonaba una canción de la Oreja de Van Gogh. Relacionándolo con el tema del calendario, y asumiendo que soy bastante lunática, me vino bien pensar en que las lunas llenas pasan, y que no hay que perderse ninguna. Así que yo prefiero tachar lunas a tachar días. Así soy yo.

Y como final, os dejo una canción de Vanesa Martín, que habla de frenar enero, ella por sus razones, nosotr@s por las nuestras. Pasad una buena semana y sonreid todo lo que podáis.

Canción de Vanesa Martín Frenar enero:

Día de Brunch

Porque en cada sitio que estés,

porque en cada sitio que esté,

en las cosas que vives,

yo también viviré.

Laura Pausini

Qué tal ha ido la semana? Espero que muy bien. Yo no os voy a mentir, ha tenido de todo, creo que no me ha faltado de nada, aunque sin llegar a los extremos malos, pero sí a los buenos.

He visto que gustó el anterior post, me alegro y agradezco a las personas que le han dado a “Me gusta” por haber dedicado unos minutos a leerme. Gracias!!!

Hoy podría contaros que hemos hablado de sexo entre mis amigas y yo, pero no. Chicas, para la próxima hay que cambiar el tema de los niños un ratito por este tema y dedicarnos un ratito en este aspecto que seguro que nos hace evolucionar a todas, jijijijiji.

Dejando a un lado las conexiones entre los post, hoy os voy a contar que he quedado con mis amigas del grupo de madres, que le llamo yo. La mayoría han tenido hijos recientemente, incluso una está en ello (de nuevo) y somos minoría las que parece que nos resistimos. Quedar se nos hace cada vez más complicado y se nos ocurrió ponernos una fecha fija cada dos meses para vernos todas, sin niños, sin hombres, sin preocupaciones… un ratito para nosotras. Empezábamos hoy, a ver cuánto conseguimos que nos dure. En cada ocasión una de nosotras buscará el plan y nos citará en un sitio a una hora y allí que vamos. Hoy nos hemos ido de BRUNCH.

Seguro que muchos de vosotros conocéis esta palabra y lo que implica. Por si acaso, Brunch viene de la combinación Breakfast + Lunch. Tiene lugar el sábado o domingo (más el segundo) a eso de las 11 de la mañana y ya con esto no tienes hambre hasta las 8 de la tarde. Haces una comida en dos y tomas lo que comerías de desayuno y luego un plato combinado caliente. Conclusión, te pones como el kiko, que es como hemos acabado nosotras.

Con motivo de la reciente noche de Halloween hemos ido un poco ambientadas en la famosa fiesta americana y allí que nos hemos plantado casi a la 1 de la tarde (y eso que teníamos hora  las 12:30). Para ser el primer día hemos hecho CASI un completo y la verdad es que ha sido muy agradable y la comida estaba súper rica.

La excusa de juntarnos también nos va a servir para hacer cosas diferentes y desconectar durante un rato para que por lo menos en estos años no perdamos el contacto. Es verdad que por el grupo de whatsupp estamos todas bien informadas de lo que va ocurriendo, pero vernos un ratito y en sitios como estos, no tiene precio.

Pensadlo bien, llevamos demasiada carga de cosas importantes durante la semana y dos días solo no son suficientes para descansar y asimilar todo lo que va pasando. Nuestra mente soluciona problemas todos los días y no la dejamos descansar ni siquiera en horas de sueño. Así que hay que intentar tener momentos de estos en los que el único problema que tenemos es que no sabemos qué plato vamos a tomar. Y mientras tanto disfrutar de un rato con gente a la que quieres y con la que intercambias sucesos del día a día y que normalmente no harías. A veces escuchando a otras personas nos damos cuenta de lo mucho que nos queda por aprender, de que los miedos pueden desaparecer porque alguien te va a decir cómo, y de que se puede explorar otros lugares por boca de ellas y te harán viajar.

No sé si somos conscientes de la riqueza que tenemos en la persona que está al lado. Yo no me canso de decirlo, pero hoy volvía a ser rica, 7 tesoros a mi alrededor dedicándome y dedicando a todas un poco de nosotras mismas.

Mirad, por si queréis echarle un vistazo al sitio, se llama café Mür y está entre el metro de Plaza España y Ventura Rodríguez. Tiene dos plantas y el lugar es muy acogedor y está muy bien decorado, yo pienso repetir. Os dejo alguna imágenes:

El Café

01-mur-cafe

La degustación: de todo un poco

brunch2 brunch3 brunch

El final

Terminando

Y os dejo, a lo mejor no era lo que esperabais pero según he llegado a casa tenía que contarlo, porque la vida está hecha de ratitos como estos, que son los que nos hacen crecer y ser felices. Gracias chicas, nos vemos pronto, pero sino en enero tenemos una cita. Que tengáis una buena semana.

PD: pongo una canción que hace mucho que no pongo nada y esta señorita, Meghan Trainor, me ha llamado mucho la atención.

Cuando llegó septiembre

“Y vuela como un huracán,
en busca de tu libertad,
y sin dirección porque lo mejor
está por llegar”

                        El sueño de Morfeo

 

Sé que llevo dos meses sin escribir, pero sinceramente no tenía mucha inspiración y aunque lo intenté en un par de ocasiones, los post se han quedado de borradores hasta que pueda verlos preparados para ver la luz.

Han sido dos meses concentrada en acabar un año o curso (como cada uno considere) en el que decidí que para mí terminaría antes de mis vacaciones. Así que tomé la decisión de empezar un curso nuevo yéndome de vacaciones. Vamos a probar a ver qué tal va de esta forma. No quería que la vuelta y el comienzo fueran del tipo “vaya rollo que tengo que volver a mi rutina”; “no soy capaz de madrugar”; “se acabó lo bueno y hasta el año que viene”. He hecho un cambio de chip y voy a ver qué tal me va empezar disfrutando. Así a lo mejor regreso con ganas de volver porque hay muchas cosas que dejamos paradas y que luego podemos retomar con mucha más ilusión. Eso y que yo ya tengo mil cosas en la cabeza para hacer.

Ha sido un verano tranquilo, y de momento un verano sin fin. Tengo muy buenas vibraciones para mí y para la gente que está cerca de mí. Creo que toca que este año despeguemos y haya buenas noticias. Tengo que decir que puede que mi euforia venga porque estamos en septiembre y aún hace bueno!!! Me encanta este mes, para cualquier cosa, le debo muchos buenos momentos y va camino de ser mi mes favorito.

Sé que a veces puede parece el mes horrible de transición entre el verano y la vuelta a la rutina y al invierno, pero en realidad es un mes estupendo para disfrutar. Creo que nos complace a los que queremos calor y los que lo odian, te llenas de nuevas ideas y organizas los próximos meses. Y los colores a tu alrededor cambian y en algunas zonas son indescriptibles.

A mí de pequeña me encantaba que llegara septiembre. Cuando mejor me lo pasaba en verano, más ganas tenía. Me gustaba ver los libros nuevos y forrarlos. Alguien estará pensando en este momento “empollona…”; bueno, me animaba ver qué iba a aprender. Al principio no me lo creía y al final terminaba con el curso resuelto. Y carpeta nueva, cuadernos nuevos, bolis y estuche. Si yo sé que tenía que haber montado una papelería. Yo y el 75% de las que estáis leyendo esto….

Luego un poco más crecidita, septiembre traía el final del verano con colofón de fiestas en todos los pueblos de alrededor de la capital. Así que de fiesta que íbamos. Ya llevaba unas cuantas pero unas pocas más te ayudaban a dar un empujón al comienzo de clases que se avecinaba.

Y un poco más mayorcita, septiembre es el mes que me trajo el amor. Ni febrero ni mayo… yo me enamoré en septiembre y sigue siendo así cada año. Incluso por no tener un aniversario tengo tres, y lo mejor es que son con la misma persona. Y este año por ser el primero oficial y oficioso, decidimos celebrarlo con amigos. Como el día de la boda no puedes disfrutar de todos, hemos decidido celebrarlo de nuevo cada año con pequeños grupos, y diferentes personas! este año le di una sorpresa a mi chico porque pensó que iríamos a cenar los dos solos, pero cuando vio que la mesa reservada tenía 8 sillas me miró y me dijo: “ya me la has liado”. Escogí el mismo sitio y así aprovechábamos y esta vez probaríamos la cena, jejeje. De esta forma invitamos a cenar recordando ese día y contándonos las vacaciones. Un buen ratito que hemos visto que merece la pena. Repetiremos!!

Así pues volveré con fuerzas porque este año he empezado de la mejor forma. Espero que vosotros y vosotras empecéis igual de bien y que este año lo dediquemos a hacer del mundo un sitio mejor para las personitas que van a venir, que hay muchas buenas que disfrutar.

Nos leemos!!! Pasad una buena semana y un mejor mes de septiembre. Os dejo unas fotitos de este verano.

Regalo de Cumpleaños!! sin palabras

IMG_3072

 

Volvera comer fuera de casa y encontrar sitios interesantes. Buffet Japonés muy recomendable. Gracias Cris y Patri. Volveremos.

IMG_3307

Un look muy importante, uno de los regalos de este verano de algo que todavía no tengo palabras de cómo explicar: una promesa.

IMG_3107

Septiembre me enamoró.

IMG_0899

Uno de mucho buenos momentos.

IMG_3332

Y yo así estaré….. ya os contaré más cosas, como siempre.

IMG_2980